La estrategia de la granja a la mesa: la oportunidad que esperábamos para la sostenibilidad alimentaria

La estrategia de la granja a la mesa: la oportunidad que esperábamos para la sostenibilidad alimentaria
La estrategia de la granja a la mesa: la oportunidad que esperábamos para la sostenibilidad alimentaria

Mensa Cívica da la bienvenida a la estrategia de la Comisión Europea de la «granja a la mesa» para cambiar la producción y el consumo de alimentos de la Unión Europea hacia un sistema alimentario más justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente.

La crisis de COVID-19 ha demostrado claramente cuán vulnerable, desigual y dependiente de terceros países es nuestro sistema alimentario europeo. Por ello, considerando las lecciones aprendidas de la pandemia, la Estrategia resalta la necesidad de una cadena de suministro más resiliente y capaz de garantizar la seguridad alimentaria en todo momento.

Antecedentes
La estrategia EU Farm to Fork es un componente importante del Acuerdo Verde Europeo, publicado en diciembre de 2019. Publicada con un retraso de dos meses, se presenta un plan de acción de 27 medidas que marcan el camino para una producción y consumo de alimentos más sostenible, reduciendo el desperdicio de alimentos.

Estas medidas, que aún están sujetas a más estudios, consultas y otras evaluaciones de impacto, crean el marco perfecto para un debate real sobre el futuro de los alimentos. Un debate que culminará en una legislación europea para un sistema alimentario sostenible en el 2023.

Teniendo en cuenta los comentarios que enviamos en marzo para la consulta pública, destacamos los siguientes puntos más importantes:

Garantizar una producción alimentaria sostenible
La Estrategia establece claramente que la agricultura debe ser respetuosa con la naturaleza y alejarse de su alta dependencia a insumos sintéticos, tales como pesticidas, fertilizantes y antibióticos. Para ello, la Comisión tomará medidas para reducir el uso general y el riesgo de los pesticidas químicos en un 50% para 2030. Para ello, la Comisión tomará una serie de medidas: (1) Revisará la Directiva sobre el uso sostenible de plaguicidas, (2) mejorará las disposiciones sobre el manejo integrado de plagas y (3) promoverá un mayor uso de formas alternativas seguras de proteger las cosechas de plagas y enfermedades. Además, la Comisión actuará para reducir las pérdidas de nutrientes en al menos un 50%, lo que reducirá el uso de fertilizantes en al menos un 20% para 2030, y se compromete a tomar medidas para reducir las ventas globales de antimicrobianos en la UE para animales de granja y acuicultura en un 50% para 2030. Además, para abordar la amenaza global de resistencia a los antimicrobianos, productos de origen animal importados a la UE tendrán que cumplir requisitos estrictos sobre el uso de antibióticos de acuerdo con el Reglamento sobre medicamentos veterinarios recientemente acordado.

La Comisión también ha establecido el objetivo de alcanzar el 25% de tierra orgánica en Europa para 2030. Esto requerirá un enfoque integrado de la Política Agrícola Común, y la provisión de herramientas coherentes y eficientes para que este cambio suceda. En particular, la estrategia enfatiza que los eco-esquemas serán la opción utilizada para promover prácticas sostenibles “como la agricultura de precisión, la agroecología (incluida la agricultura orgánica), la agricultura de carbono y la agrosilvicultura.

Finalmente, desde un punto de vista agronómico, uno no puede pensar en una transición proteica sin considerar la necesidad de una reducción en la dependencia de proteínas vegetales, como la soja, que se importan a gran escala de América del Norte y América Latina. De hecho, es a través de la diversificación de los sistemas de cultivo europeos y la reintroducción de leguminosas en las rotaciones, que los agricultores gradualmente podrán reducir su dependencia de los insumos sintéticos y presumiblemente tendrán acceso a semillas de calidad adaptadas a su contexto. Si bien habrá que realizar grandes inversiones para que estos proyectos se conviertan en realidad, también generaran nuevos empleos y favorecera la accesibilidad a las zonas rurales de Europa.

Paralelamente a los cambios en la agricultura, también se defiende una transición hacia una producción sostenible de pescado y marisco. Con este fin, la Comisión (1) intensificará los esfuerzos para llevar las poblaciones de peces a niveles sostenibles a través de la Política Pesquera Común (PPC) donde las brechas de implementación permanecen (por ejemplo, reduciendo el desperdicio descarte), (2) fortalecer la gestión de la pesca en el Mediterráneo en cooperación con otros países y (3) reevaluando, para 2022, cómo la PPC aborda los riesgos provocados por el cambio climático. La revisión propuesta del sistema de control pesquero de la UE27 contribuirá a la lucha contra el fraude a través de un sistema de trazabilidad mejorado. El uso obligatorio de certificados de captura digitales fortalecerán las medidas para evitar que los productos pesqueros ilegales ingresen al mercado de la UE.

Además de las consideraciones medioambientales, es notable ver en la Estrategia que la Comisión ha prestado atención a la importancia de los agricultores, pescadores y productores rurales, especialmente cuando se trata de trabajadores precarios, estacionales y no declarados, aunque debe incluir acciones para lograr objetivos sociales y observar la situación de todos los trabajadores empleados a lo largo de la cadena de suministro de alimentos, como los del sector de la hospitalidad.

Promover un consumo sostenible de alimentos
A pesar de que la Estrategia resalta que nuestros patrones actuales de consumo de alimentos son insostenibles tanto desde el punto de vista de la salud como del medio ambiente y que deberíamos adoptar dietas ricas en alimentos vegetales y consumir menos carne, no expresa un objetivo para reducir el consumo excesivo de carne y productos lácteos, como se mencionó en versiones filtradas anteriores. Las acciones para cambiar significativamente el comportamiento del consumidor y apoyar una cría de animales de manera más extensiva son insuficientes y carecen de objetivos concretos. El texto final ahora solo dice que la Comisión emprenderá una revisión del apoyo promocional de la UE para los productos agroalimentarios con miras a mejorar su «contribución a la producción y el consumo sostenibles».

En el texto, la Comisión también conoce la importancia del «entorno alimentario» para dar forma a la demanda y garantizar que la opción saludable sea siempre la más fácil; e introduce una serie de acciones para mejorar la nutrición, como establecer perfiles de nutrientes para restringir la promoción de alimentos con alto contenido de sal, azúcares y/o grasas (para el cuarto trimestre de 2022), proponiendo una etiqueta nutricional obligatoria de la UE en el frente del envase (para el cuarto trimestre de 2022 ) y criterios obligatorios para la compra sostenible de alimentos (para el tercer trimestre de 2021). Esto ayudará a las ciudades, regiones y autoridades públicas a desempeñar su papel a la hora de adquirir alimentos sostenibles para escuelas, hospitales e instituciones públicas y también impulsará sistemas agrícolas sostenibles, como la agricultura orgánica. La Comisión liderará con el ejemplo y reforzará los estándares de sostenibilidad en el contrato de restauración para sus comedores.

Se destaca nuevamente el desafío de reducir el desperdicio y las pérdidas de alimentos en las cadenas alimentarias. Sin embargo, el texto no menciona las posibilidades de favorecer rutas de distribución cortas, las que han funcionado bienen estos mese de crisis. Por lo tanto, lamentamos que no haya objetivos claros sobre cómo apoyar el crecimiento de los canales de distribución cortos, de modo que se pueda evitar el desperdicio de alimentos. Por el contrario, celebramos el compromiso de la Comisión Europea de revisar (para el cuarto trimestre de 2022) las leyes de la UE sobre productos en contacto con alimentos, como los envases, para mejorar la seguridad alimentaria, garantizar la salud de los ciudadanos y reducir la huella ambiental del sector. Esto será crucial para crear una economía circular, que evite cualquier recirculación de productos químicos peligrosos en los envases.

Habilitar la transición
La estrategia tiene como objetivo ofrecer un enfoque integrado de las políticas pertinentes de la UE que actualmente se abordan de forma aislada y nivelar las disfunciones ambientales, sociales y económicas existentes. A la luz de eso, la Estrategia será objeto de una propuesta legislativa sobre sistemas alimentarios sostenibles para el año 2023, implementada de forma colectiva entre las Direcciones Generales de Salud, Agricultura, Medio Ambiente y Pesca.

La Comisión también invita a todos los ciudadanos y partes interesadas a participar en un amplio debate para formular una política alimentaria sostenible, incluso en asambleas nacionales, regionales y locales.

 

Mensa Cívica y sus socios están totalmente comprometidos a contribuir activamente a esta conversación y a la implementación de esta Estrategia compartiendo su conocimiento y experiencia para combinar los beneficios ambientales, de salud y sociales con la viabilidad económica. ¡Juntos lo conseguiremos!

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse