ENVASES BIODEGRADABLES A PARTIR DE CASCARA DE HUEVO

Investigadores de la Universidad Británica de Leicester, junto con Food and Drink iNet, están explorando maneras de reciclar cáscaras de huevo, lo que podría crear un producto que genera ingresos a partir de residuos costosos para la industria.

Desechos sofisticados
Según iNet, las cáscaras de huevo están clasificadas como un material de desecho por la industria de alimentos, pero en realidad están hechas de un compuesto altamente sofisticado.

Reutilización de proteínas de huevo para aplicaciones de plásticos
Investigadores del Departamento de Química de la Universidad de Leicester están investigando maneras de extraer los glicosaminoglicanos (GAG), que son proteínas que se encuentran en la cáscara del huevo.
Su objetivo es utilizar cáscaras de huevo para dar volumen a los plásticos que se utilizan en aplicaciones que van desde bandejas para comidas preparadas hasta accesorios para tiendas. Los GAGs también puede resultar útiles para la industria farmacéutica.

Sin embargo lo que los investigadores realmente están esperando es reciclar las cáscaras de huevo para su uso en envases para productos de huevo – un verdadero caso de reciclaje.

Costosa eliminación de residuos
Just Egg gasta alrededor de £ 30,000 cada año en deshacerse de sus 480 toneladas de residuos de cáscara de huevo en los vertederos . Afirma que sería muy bueno si las cáscaras de huevo en última instancia se pudieran reciclar para utilizarse en los envases que utiliza para los productos de huevo.

El proyecto involucrará a empresas de la región de East Midlands, pero podría tener un impacto mucho mayor si tiene éxito.

Food and Drink iNet afirma que esto podría tener un beneficio potencial en muchos niveles, para los fabricantes de alimentos y para la industria a un nivel mucho más amplio.

Cáscara, envase biodegradable

Una de las principales salidas que se intenta dar a las cáscaras de huevo es la de compuesto biodegradable para hacer cajas de huevo y que sirva como un ejemplo práctico del reciclaje. Para ello, los expertos han seguido unas pautas muy específicas:

Desarrollar y validar el proceso de pretratamiento de la cáscara de huevo para que sea estéril.

Desarrollar un proceso de postratamiento para convertir la cáscara en un plástico a base de almidón.

Probar las propiedades del material, como la fuerza y resistencia.

Pero esta no es la primera vez que se intenta dar una segunda oportunidad a las cáscaras de huevo. En 2004, un grupo de investigadores del Instituto de Fermentaciones Industriales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ya inició un trabajo para obtener de este residuo, lactulosa, un prebiótico que puede utilizarse como complemento del pienso en alimentación animal. Entonces, los expertos utilizaron este residuo orgánico muy habitual en la industria alimentaria y lo mezclaron con ultrafiltrados procedentes de queserías.

Cáscara de calidad, huevos aptos para el consumo.

La cáscara de los huevos está formada, sobre todo, por carbonato cálcico. Puede ser de distintos colores, en función de la raza de la gallina, y esto no afecta a la calidad y propiedades del huevo. Para saber si un huevo es apto para el consumo, se puede observar la limpieza e integridad de la cáscara. Solo podrán consumirse los huevos que tienen una cáscara limpia e íntegra. Si en cambio está sucia o deteriorada, con grietas, los microorganismos pueden entrar en el interior y, por tanto, es recomendable no consumir el huevo, según información del Instituto del Huevo.

Algunos factores que pueden afectar a la calidad de la cáscara del huevo se dan, en la mayoría de los casos, antes de que «nazca», como la edad de la gallina. Uno de los problemas asociados de forma más común con los huevos es la presencia de bacterias, que pueden detectarse también en el exterior de la cáscara de huevo. De ahí la importancia del lavado.

Fuente: clubdarwin.net/Consumer

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse