El ‘acaparamiento de océanos’ representa una amenaza tan seria como el ‘acaparamiento de tierras’

Olivier De Schutter[30 de octubre de 2012] NUEVA YORK – El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación, Olivier De Schutter, advirtió hoy sobre la amenaza que el ‘acaparamiento de los océanos’ representa para la seguridad alimentaria e instó a los gobiernos de todo el mundo así como a las organizaciones internacionales a frenar el agotamiento de los recursos pesqueros, y a tomar medidas urgentes para proteger, mantener y compartir los beneficios de la pesca y los ecosistemas marinos.

El ‘acaparamiento de océanos’, a través de: acuerdos de acceso extremadamente opacos que perjudican a los pescadores artesanales, la captura no declarada, las incursiones en aguas protegidas, y el desvío de los recursos fuera de las poblaciones locales – puede representar una amenaza tan seria como el ‘acaparamiento de tierras'» comentó el Sr. de Schutter en la presentación de su nuevo informe* sobre la pesca y el derecho a la alimentación.

«Sin una acción rápida que permita proteger las aguas de aquellas prácticas que no sean sostenibles, pronto la pesca ya no supondrá un elemento esencial en la realización del derecho a la alimentación de millones de personas», dijo el experto, señalando que «con los sistemas agrícolas bajo una presión creciente, muchas personas depositan ahora sus esperanzas en los ríos, lagos y océanos en búsqueda de una parte cada vez mayor de las proteínas necesarias para su alimentación.”

Las estimaciones sobre la magnitud de las capturas ilegales varían entre 10 y 28 millones de toneladas (Mt), mientras que cerca de 7,3 Mt – un 10% de la captura mundial – se descarta cada año. «Es evidente que a medida que los recursos pesqueros se van agotando, los buques de pesca se ven tentados a evadir las reglas y las estrategias de conservación», dijo el Relator Especial.

El Sr. De Schutter, tras constatar que las flotas a distancia faenan en diversas aguas en el mundo entero, solicita en su informe una reforma urgente de las Licencias y Acuerdos de Acceso (LAA) que regulan las actividades de estos buques.

En su opinión, las Licencias y Acuerdos de Acceso deberían incluir fuertes mecanismos de supervisión para abordar la captura ilegal y no declarada, tomar plenamente en cuenta el papel de la pesca y de los pescadores artesanales a la hora de satisfacer las necesidades alimentarias locales y fortalecer los derechos laborales de la tripulación de los buques de pesca. El Relator hace un llamamiento para que estas licencias y permisos de acceso se otorguen únicamente sobre la base de evaluaciones de impacto sobre los derechos humanos y que se elaboren con la ayuda de los Estados del pabellón.

El experto de la ONU instó a los gobiernos a que reflexionasen sobre los modelos de pesca que apoyan, destacando que los pescadores artesanales realmente capturan más peces por galón de combustible que las flotas industriales, y tienen menos descartes. «La pesca industrial en aguas lejanas puede parecer la opción más económica, pero sólo porque las flotas pueden embolsarse importantes subsidios al tiempo que externalizan los costes de la pesca excesiva y la degradación de los recursos. Las generaciones futuras pagarán el precio cuando los océanos se sequen», afirmó el Relator.

Para el Sr. De Schutter, el reto principal es velar por la convivencia entre la pesca industrial y los derechos de los pescadores artesanales y las comunidades costeras – para quien incluso la pesca ocasional puede constituir una red de seguridad esencial en tiempos de crisis. Y, en este sentido, el Relator propone las siguientes cinco recomendaciones:

1. Crear zonas de pesca artesanal exclusivas para pescadores de pequeña escala e imponer medidas drásticas para acabar con las incursiones en estas aguas de las flotas industriales;
2. Apoyar a las pequeñas cooperativas de pescadores y ayudarles a optimizar la cadena de valor;
3. Establecer esquemas de co-gestión para que los recursos pesqueros puedan gestionarse a escala local;
4. Abstenerse de llevar a cabo grandes proyectos de desarrollo, por ejemplo, extracción de arena, que repercutan negativamente en los medios de subsistencia de los pescadores artesanales, y
5. Hacer que la pesca y los pescadores artesanales sean parte integrante de las estrategias nacionales de realización del derecho a la alimentación.

El experto independiente mencionó en su informe varios ejemplos positivos, como la decisión de conceder derechos especiales de acceso a las comunidades de pequeños pescadores en el lago de agua dulce más grande del sudeste de Asia (Tonle Sap, Camboya), y la decisión de prohibir la pesca industrial del atún en favor de la técnica tradicional de ‘caña y línea» de los pescadores en las Maldivas.

«Es posible, y necesario, alejar estos recursos de la sobre-explotación, y destinarlos para el beneficio de las comunidades locales», destacó el Relator Especial.

FIN

(*) Si desea leer el informe completo: ‘La Pesca y el Derecho a la Alimentación’

Si desea leer el resumen

La presentación del informe ante la Asemblea General de las Naciones Unidas que fue programada el 30 de Octubre ha sido aplazada a causa del huracán Sandy. Para más información consulte www.srfood.org

Olivier De Schutter fue nombrado Relator Especial sobre el derecho a la alimentación en mayo de 2008 por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Su labor no depende de ningún gobierno u organización. Para más información sobre el mandato y la labor del Relator Especial, consulte: http://www2.ohchr.org/english/issues/food/index.htm o www.srfood.org

Para más información o peticiones de los medios de comunicación, por favor contacte con: Olivier De Schutter (+32.488.482004 / srfood@ohchr.org / olivier.deschutter@uclouvain.be)

Derechos Humanos en el seno de la ONU, si quiere seguirnos en las redes sociales

http://www.facebook.com/unitednationshumanrights

https://twitter.com/unrightswire

752 04 85 / srfood@ohchr.org

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse