Claves para iniciarse en la educación ambiental

Claves para iniciarse en la educación ambiental
Claves para iniciarse en la educación ambiental

La educación ambiental es un poco diferente a la educación en inglés o en historia. Esto se debe a que los niños interactúan con la naturaleza y el medio ambiente de manera diferente, a como lo harían con un libro en clase, a través de interacciones físicas, desde la observación de insectos que polinizan plantas hasta jugar en un arroyo de agua dulce. De hecho, diversas investigaciones muestran que la educación ambiental de la primera infancia es esencial para el desarrollo y éxito futuro del niño/a.

Por ello, es importante interactuar con los niños con regularidad en formas únicas y variadas para que la educación ambiental refuerce la idea del compromiso cívico para el desarrollo del carácter y brinde una amplia gama de oportunidades para conectarse con la naturaleza. Además, las interacciones positivas con la naturaleza y el medio ambiente enseñan a los niños sobre su lugar en el mundo y cómo pueden protegerlo durante toda su vida. 

Así que si busca algunas formas creativas de comenzar a interactuar con tus pequeños sobre el medio ambiente, ¡te proponemos algunas ideas divertidas para empezar!

  1. A medida que los niños comienzan a aprender a identificar los colores, llévelos fuera y pídeles que identifiquen diferentes plantas y animales de todos los colores del arco iris. Un ejemplo fácilmente identificable es la hierba y las hojas de color verde o naranja.
  2. A lo largo del año, pídeles que observen cómo cambian los paisajes durante las distintas estaciones. Por ejemplo, durante el invierno puede notar que el aire se enfría, hay nieve en el suelo, los árboles pierden sus hojas y se ven menos animales e insectos. Compare estas observaciones con la primavera, cuando el follaje y las flores vuelven a crecer y el ambiente se vuelve más cálido y soleado.
  3. Usar la naturaleza que te rodea es una manera fácil de enseñar a los niños pequeños sobre los sonidos y las onomatopeyas. Escuchar los sonidos de los pájaros, el zumbido de los insectos y el correr del agua en los arroyos y ríos cercanos son sólo algunas ideas.
  4. Muchos niños tienen una habilidad innata jugar con un trozo de tierra o barro. Aprovecha esta oportunidad y utilízala para enseñar a los más pequeños sobre las maravillas del suelo y todos los organismos que residen en él. 
  5. Hay varias formas de educar sobre las diversas etapas del ciclo de vida de los seres vivos, incluidos los insectos y los anfibios. Para la clase, puede comprar un pequeño conjunto de materiales que se pueden reutilizar fácilmente año tras año, incluido un tanque y comida para observar los ciclos de vida de las mariquitas, mariposas y ranas. Los más pequeños pueden observar con seguridad la progresión de estos organismos, ayudar a alimentarlos, aprender sobre su lugar dentro de la red alimentaria y participar en su liberación a la naturaleza.
  6. Aprender a interactuar con la naturaleza de una manera segura y divertida es importante en los viajes de los niños. Al recolectar hojas caídas del suelo, los más pequeños pueden aprender sobre los diferentes tipos de árboles autóctonos, así como aprender a proteger la naturaleza haciendo todo lo posible para dejarla intacta. Si los árboles de su área son perennes, también se pueden utilizar páginas para colorear. Esta es otra excelente manera de involucrar a los niños en el conocimiento de los colores y las plantas.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

4 × dos =

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse