REFLEXIONES Y ACCION VELOZ ANTE EL CAMBIO CLIMATICO

REFLEXIONES Y ACCION VELOZ ANTE EL CAMBIO CLIMATICO
REFLEXIONES Y ACCION  VELOZ ANTE EL CAMBIO CLIMATICO

Resultado de imagen de INCENDIOS ATENASHay un dicho popular español que nos habla del paso de la gran sequía a la gran remojada. Mi madre me lo afirmaba en el secano árido aragonés, como un proverbio típico de los climas áridos semidesérticos. Esto mismo es lo que ha pasado en Atenas tras la oleada de incendios que se ha llevado el bosque mediterráneo próximo a la ciudad. Bomberos, autoridades y vecinos no han tenido descanso, pues tan solo unas horas después de dar por controlados los incendios que asolaron la región ateniense del Ática, las calles de varios municipios se han convertido en torrentes, inundadas por una tromba de agua que ha dejado a muchos vecinos atrapados en sus hogares o automóviles. Los que pensamos en clave agraria y conocemos las cuencas de cristal de Las Bardenas Reales en Navarra, Alicante y Almería, sabemos que esa es la entrada oficial del Sahel o el desierto en la Peninsula Ibérica, que encabeza este artículo. El Desierto está pasando la orilla mediterránea y los españoles no les da por pensar más que en las playas y el sol que vendía el famoso ministro de turismo del milagroso desarrollo epañol de los años 60. Ni siquiera se para uno en la vida para explicarse porque hay 70.000 muertos en Europa (!!!) por las altas temperaturas. o en las decenas de muertos atarapados por unas llamas violentas, cuya alta velocidad de propagación ha sido debidamente explicada por dos ingenieros de montes en un artículo de lectura obligada. En este artículo nos explican el acontecer de este tipo de incendios ante el cambio climático, tanto en Atenas como en las costas californianas u otros climas mediterráneos, que en antaño fueron laurisilvas. Estamos ante un nuevo panorama de incendios, derivado del aumento global de temperaturas, que amenaza ya a los bosques centroeuropeos y nórdicos. Temperaturas de 36 grados en Alemania o Bruselas no son comunes en Julio.

En estos momentos la comunidad científica se plantea también el desarrollo de plagas conocidas como la de la “Xylella fastidiosa” que ataca al mundo vegetal, como producto de este mismo cambio climático. La Xylella fastidiosa existe en este planeta desde hace siglos. La comunidad científica sitúa su existencia endémica en California, conocida por su correspondencias en EEUU con los climas mediterráneos y los mismos incendios que ahora nos acontecem.  La Xylella se descubrió hacia final del Siglo XIX y se le apodó fastidiosa, por als dificultades de su aislamiento, no existiendo ningún antídoto eficaz.​ En 1889, el Departamento de Agricultura de EE. UU. encargó al patólogo y botánico Newton B. Pierce que investigara la enfermedad de las vides del valle de Santa Ana, llamándose la enfermedad de Pierce (Pierce’s Disease). Se estima que sólo en la viticultura de California esta plaga causa daños por valor de 104 millones de dólares al año. Hoy se conoce que esta proteobacteria ataca a cultivos diversos del mediterráneo como la vid, olivo, naranjo, almendro. La comunidad científica se plantea porque una bacteria como la xylella, ha aparecido con inusitada fuerza en la cuenca mediterránea, incluída la capacidad de atacar a especies vegetales que antes estaban exentas de este tipo de ataques. La respuesta la vamos encontrando en las condiciones de cambio de los ecosistemas y hábitats que permiten cliclos térmicos de vida que favorecen la capacidad y velocidad de propagación de la misma, por insectos que succionan el Xilema de las plantas y los transmiten a otras plantas. De nuevo la velocidad de propagación aparece como un factor que precipita los acontecimientos a un velocidad que nos manifiesta lo que la dialéctica nos enseña. (La cantidad de cambio precipita los fenómenos cualitativos a una velocidad no prevista por una sociedad incapaz de reaccionar ante las fuerzas de inercia del pasado).

En estos días la revista Nature ha estado explicando que el Tiempo se agota para muchas especies que viven en los trópicos. En su artículo ‘El futuro de los ecosistemas tropicales hiperdiversos’ un equipo internacional ha advertido que si no se actúa con rapidez y decisión aumentará en gran medida el riesgo de pérdida de especies sin precedentes e irrevocable en las más diversas partes del planeta. Y mientras eso se reclama para los hábitats del trópico nos encontramos con el surgimiento en nuestra Península de insectos (avispa belutina asiática) capaces de poner en peligro la vida humana y su salud, no descartando el surgimientos de enfermedades propias de otros lares. Pero no quiero seguir con observaciones y reflexiones mil, que llegan hasta el extremos de que las sardinas migren hacia el Norte y España se vea sin el reclamo veraniego de un alimento tan nuestro, alertando varias organizaciones medioambientalistas que se pongan restricciones a sus capturas. No me voy a centrar en las alertas sino en posibles soluciones.

La cuestión en la que quiero que nos centremos es que asumamos el cambio climático como un hecho cierto tras una temporada en la que la versión oficial del Presidente del Gobierno conservador y varios de sus portavoces, negaba las causas humanas y tecnológicas que producen el cambio climático. Y que nos centremos en acciones simbólicas de mitigación, y obtención de alternativas acordes con nuestras aun débiles fuerzas, pero que sirvan para estimular a las estancias gubernamentales y de la sociedad civil a buscar acuerdos amplios sobre la materia. Son ejemplos de como la Mensa Vívica va aportando soluciones al problema. Entre ellos destacaremos:

1.- Reducción de Gases de Efecto Invernadero, promoviendo y combinando el crecimiento de las energías alternativas no contaminantes con las tecnologías del hidrógeno aplicables a la movilidad sostenible interurbana, urbana y de aplicación a diversos usos de la agricultura y del mundo rural. En este snetido ya hemos comenzado conversaciones con diversas empresas y fundaciones, como la Fundación Hidrógeno Aragón, para el fomento de estas alternativas.

2.- Obtención de materia orgánica a partir de los residuos orgánicos urbanos, dada la influencia de los suelos orgánicos en la captación de CO2 atmosférico, reduciendo la emisión de gas metano en los vertederos de basuras. Estamos elaborando un proyecto de ecomonía circular en varias capitales españolas, y hemos establecido contactos con Madrid Agrocomposta y otras entidades para su redacción y ejecución.

3.- Reducción de los gases amoniacales, reduciendo la ganadería intensiva y sus deyecciones, y de los nitratos en la agricultura, mediante la acción del crecimiento de las leguminosas. A nivel global mundial debemos apostar por un aumento de la componente de dieta proteica vegetal y las legumbres, frente a la ganadería intensiva que apuesta por el maiz-soja transgénico como modelo predominante de la base ganadera agroindustrial. Estamos colaborando con diversas entidades de I+D+i en materia de leguminosas y de organizaciones que fomentan las legumbres de calidad con sello europeo en la Península Ibérica. El proyecto Go Legumcal de lanzamiento de un grupo operativo de innovación es una muestra de ello. Las propiedades saludables y de apoyo a la sostenibilidad de las legumbres, van a reforzarse este año en una tercera campaña de consumo de legumbres de calidad del país.

4.- Acciones alternativas tendentes a sustituir cultivos exigentes en agua y energía, por cultivos promisorios de bajos consumos. La Mensa Cívica quiere llegar a acuerdos con iniciativas entre Aragón y Murcia en esa materia, para el fomento de una agricultura adaptativa a los ecosistemas áridos.

5.- Protección de los ecosistemas de montaña con climas más frescos, que permitan recuperar espacios agrarios sostenibles en el país de la UE que más superficie agraria de montaña hay en Europa y que actualmente se encuentra despoblada y con un lamentable abanono. En este marco se encuentra nuestro proyecto de valorización de los productos de montaña, de acuerdo con el reglamento 665/2014 de la UE, que España tiene pendiente de fomentar y aplicar.

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse