¿Rechazado?

¿Rechazado?
¿Rechazado?

Todos amamos la comida, entonces ¿cómo es posible que todavía se desperdicien anualmente alrededor de 100 millones de toneladas de comida en Europa? (1)

basuracomida

Recientemente veía un documental titulado «Just Eat It» sobre cómo una pareja sobrevive durante seis meses con comida que encuentra a punto de caducar en diferentes comercios, mayormente supermercados, o incluso en los cubos de basura. La mayor parte de los desechos alimentarios (42%) (2) siguen produciéndose en los hogares debido al desconocimiento o confusión por el etiquetado, sobre todo en los que se refiere a las fechas de consumo preferente y de caducidad, y nuestra obsesión por la perfección de los productos y las (grandes) cantidades de comida que debe haber tanto en nuestras neveras como en nuestros platos.

Los fabricantes o productores alimentarios se encuentran en segunda posición (39%) a causa de las exigencias del mercado – deformación y desperfectos externos – o la superproducción. Y los servicios de restauración, ya sean públicos o privados, y los centros de distribución representan un 14% y un 5%, respectivamente, en la generación de residuos alimentarios.

Diversas estrategias pueden aplicarse en los distintos sectores para mitigar o reducir la producción de residuos, como la planificación de la compra, la implementación de políticas que establezcan un orden de reutilización y reciclaje de los residuos, una creciente participación política y ciudadana y mayor financiación para la investigación de materiales biodegradables y propuestas alternativas en las que se incluyan las nuevas tecnologías («smart«).

Algunos países ya han empezado a dar grandes pasos (3) y no me refiero solamente a la reducción de proporciones en los platos de restaurantes, manteniendo el valor nutricional de los mismos, o a pagar un suplemento (20 libras) por no haber acabado la comida que has depositado en tu plato en un buffet libre; sino a pasos de gigante como el que ha adoptado recientemente Francia. Francia ha creado una ley nacional que prohíbe el desperdicio de alimentos en los supermercados, forzándolos en su lugar a donarlos a organizaciones benéficas y bancos de alimentos. (4) (5)  Espero verdaderamente que el resto de países europeos, incluyendo el nuestro, adopten medidas similares y se extienda a otros productos y servicios. Es hora de tomar ejemplo.

Por Paola Hernández

(1)  http://ec.europa.eu/food/safety/food_waste/index_en.htm

(2)  http://ec.europa.eu/environment/waste/pdf/WASTE%20BROCHURE.pdf

(3)  http://ec.europa.eu/food/safety/food_waste/good_practices/awareness_information_education/index_en.htm

(4)  http://www.lemonde.fr/planete/article/2016/02/03/la-loi-sur-la-lutte-contre-le-gaspillage-alimentaire-adoptee-au-parlement_4858807_3244.html

(5)  http://www.theguardian.com/world/2016/feb/04/french-law-forbids-food-waste-by-supermarkets

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse