Notas sobre la propuesta filtrada de la nueva PAC: ¿una oportunidad u otro nuevo fracaso?

Notas sobre la propuesta filtrada de la nueva PAC: ¿una oportunidad u otro nuevo fracaso?
Notas sobre la propuesta filtrada de la nueva PAC: ¿una oportunidad u otro nuevo fracaso?

La propuesta legislativa reciente filtrada para una Política Agrícola Común (PAC) introduce nueve nuevos “objetivos específicos de la PAC”:

  1. Apoyar los ingresos y la resiliencia de las explotaciones agrícolas viables en todo el territorio de la UE;
  2. Aumentar la competitividad y mejorar la orientación del mercado;
  3. Mejorar la posición de los agricultores en la cadena de valor;
  4. Contribuir a la mitigación y adaptación al cambio climático;
  5. Fomentar el desarrollo sostenible y la gestión eficiente de los recursos naturales;
  6. Conservar la naturaleza y los paisajes;
  7. Atraer a nuevos agricultores y facilitar su desarrollo empresarial;
  8. Promover el empleo, el crecimiento, la inclusión social y el desarrollo local en las zonas rurales;
  9. Abordar las expectativas sociales sobre la alimentación y la salud.

Este último objetivo refleja la preocupación por la inclusión de la salud expresado durante la consulta pública; así como el compromiso de la Comisión Europea para garantizar que la PAC sea “más apta para abordar cuestiones sanitarias críticas”.

Igualmente, el cambio en la filosofía de la PAC para centrarse más en los resultados ha sido cauteloso, pero en general bien recibido. De hecho, la propuesta contribuye de algún modo a garantizar una mayor equidad en la distribución del dinero de la PAC, y abordar la crítica de que el 80% de los pagos termina con solo el 20% de los receptores. Exteriormente, pues, podría parecer que la PAC finalmente está encaminada para cumplir con los objetivos sociales clave. No obstante, una mirada más detenida revela algunas lagunas preocupantes que la Comisión debe abordar antes de publicar las propuestas finales de la PAC.

  1. En primer lugar, la responsabilidad de lograr los objetivos de la PAC queda transferida por completo a los Estados miembro, dejando a la buena voluntad de las autoridades nacionales y regionales el deber de conseguirlos. Así, los Estados Miembros pueden optar por abordar algunode los nueve objetivos específicos en sus planes nacionales de la PAC (2021-2017) si esto se justifica de alguna manera por su propio análisis contextual. Si bien la Comisión es responsable de aprobar todos los planes nacionales, parece que faltan indicadores concretos y mensurables e instrumentos o controles satisfactorios para evitar que los países lleguen a la conclusión de que las “expectativas sociales” sobre la alimentación y la salud en sus países ya están bien atendidas. Esto socava la confianza de que la propuesta logra un equilibrio adecuado entre la flexibilidad para los Estados miembros y la búsqueda de objetivos comunes de interés público.
  2. En segundo lugar, si bien la Comunicación de la PAC señala específicamente la necesidad de hacer que “productos de valor nutritivo como frutas y verduras estén fácilmente disponibles para los ciudadanos de la UE”, no hay indicios de que se prevean instrumentos nuevos o ampliados para alcanzar este objetivo. Asimismo, no  hay indicadores previstos sobre el uso de antibióticos y plaguicidas.
  3. En tercer lugar, no existe ninguna indicación específica de que se incluya un objetivo específico para las legumbres. Con la anterior propuesta, se aumentó la producción de legumbres en un 64,7% en toda la Unión Europea, siendo este aumento considerable en países como Letonia, Lituania y Bulgaria (350,7%, 253,6% y 181,4%, respectivamente). Esto se debe en gran medida a las medidas de reverdecimiento de la política agrícola común (PAC) gracias a la introducción del plan de pago directo verde, que comenzó a implementarse en 2015, y a la colaboración de los Estados Miembros que decidieron apoyar el sector de cultivos proteínicos con legumbres en el marco de apoyo voluntario. Esto podría verse como un paso atrás en comparación con la política actual.
  4. En cuarto lugar, cada Estado miembro y cada año, destinara al menos el 2% de las asignaciones para contribuir al objetivo de ‘Atraer nuevos agricultores y facilitar su desarrollo empresarial’. Dado el desfase generacional que existe en nuestro país a este respecto, es necesario que se destaque la importancia de la PAC; el trabajo de los agricultores, ligados al tejido socio-económico de las zonas rurales; y a la necesidad de un aumento en el presupuesto en este sentido para proporcionar un apoyo real a los jóvenes agricultores que se han establecido recientemente o tienen pensado hacerlo.
  5. Finalmente, vale la pena recordar que muchos de los impactos de la agricultura en la salud de las personas están vinculados al medio ambiente. La calidad del aire, el suelo y el agua, el cambio climático y la biodiversidad son, directa o indirectamente, todos los determinantes importantes de la salud. En el caso de la agricultura, los intereses de la salud y el medio ambiente están esencialmente alineados y evidenciados, y es aquí en particular que la propuesta se queda corta.

Basándose en experiencias previas con la PAC, las organizaciones ambientales han enfatizado la necesidad de delimitar una parte del presupuesto para medidas ambientales y climáticas, al mismo tiempo que se garantiza una mayor condicionalidad. En este sentido, la propuesta filtrada solo introduce un nuevo ‘esquema ecológico’ voluntario. Esto también representa un paso atrás en comparación con la política actual, donde el 30% de los pagos directos están, al menos en teoría, vinculados a la entrega del medio ambiente.

Que la nueva PAC esté realmente diseñada para los resultados dependerá en gran medida de la alineación de la propuesta final con la reciente opinión del Tribunal de Cuentas Europeo, que establece 17 criterios para un modelo de ejecución basado en el desempeño. La Comisión todavía tiene algo de tiempo (hasta el 29 de mayo)  para garantizar que su propuesta sea lo suficientemente sólida como para entrar en el procedimiento legislativo y que la gran promesa de esta reforma no termine fracasando de nuevo.

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse