MADRID AGROCOMPOSTA

MADRID AGROCOMPOSTA
MADRID AGROCOMPOSTA

Uno de los retos medioambientales en la comida colectiva sostenible es el de la reutilización de los residuos orgánicos en el proceso de la comida colectiva. Madrid Agrocomposta, tras la realización de experiencias piloto, ha pasado a ser un proyecto referente en el aprovechamiento de residuos orgánicos

Madrid Agrocomposta es un proyecto sostenible que tiene por bandera la economía circular y la transición agroecológica, convirtiendo la materia orgánica en abono de calidad para huertos agroecológicos en el área de Madrid. Cuenta con modelos avanzados de tratamiento y recirculación de la materia orgánica de proximidad.

Éxito abalado por datos

Comenzó como experiencia piloto dentro del Plan de Residuos Municipal enmarcado en el Tratado de Milán, con el objetivo de reducir los residuos en un 20% e incrementar su reciclaje un 50% en 2020. En colaboración con la plataforma ciudadana Madrid Agroecológico en 2016, se recogieron 32,5 toneladas de restos alimentarios en nueve nodos, con un porcentaje de impropios del 0,2%. Sólo desde noviembre de 2017 hasta el pasado mes de enero se han recogido más de 3.435 toneladas de materia orgánica.

Para facilitar la recogida de estos residuos se instalaron 5.618 contenedores con tapa marrón distribuidos en cerca de 20 puntos de recogida compuestos por colegios, comercios, empresas, mercados municipales, etc. Una vez separados y compostados los residuos obtenidos, son destinados a huertas de parques agroecológicos en Rivas Vaciamadrid y Paracuellos del Jarama. Este agrocompostaje se aplica como fertilizante orgánico y cuenta con su debida homologación, el Certificado de Agricultura Ecológica, mejorando la viabilidad de pequeñas huertas y el suministro de alimentos frescos y de temporada a la ciudad de Madrid

Participación social y medioambiente

Esta idea de transición agroecológica fomentó el desarrollo de una moneda social, respaldada en el valor de coste de la gestión de biorresiduos (0’25/kg), con el objetivo de fomentar el comercio de proximidad e incentivar a los usuarios su participación en la recogida de residuos. Los usuarios pueden obtener descuentos e intercambiar servicios y bienes entre ellos mismos a modo de banco de tiempo.

La recogida selectiva de materia orgánica constituye considerables mejoras medioambientales al aprovechar el biorresiduo como material fertilizante y generador de energía. Con su recuperación por separado se evita la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero y de malos olores; se reduce la cantidad de residuos que llegan al vertedero, aumentando su vida útil, y se mejora la recogida selectiva del resto de los residuos reciclables.

Esta apuesta por el agrocompostaje del Ayuntamiento de Madrid sirve de ejemplo para otros municipios de la misma comunidad que se han sumado en esta línea de trabajo en el marco de un Grupo Operativo de Cooperación amparado por el Instituto Madrileño de Investigación en Desarrollo Rural y Agrario, IMIDRA, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, qué busca de alternativas de renta y de actividad para los agricultores de la comunidad, y de mejora de los indicadores ambientales y de emisión de gases de efecto invernadero.

Suscríbete a nuestra Newsletter -->

Infórmate