LOS PRODUCTOS DE MONTAÑA

LOS PRODUCTOS DE MONTAÑA
LOS PRODUCTOS DE MONTAÑA

En el año 2017, el Ministerio de Agricultura publicó, con la colaboración de la Mensa Cívica, un extenso estudio que permitía evaluar las potencialidades de los alimentos de montaña en España. Estos alimentos tienen un claro apoyo comunitario basado en el REGLAMENTO (UE) N o 1151/2012 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 21 de noviembre de 2012 sobre los regímenes de calidad de los productos agrícolas y alimenticios y el REGLAMENTO DELEGADO (UE) No 665/2014 DE LA COMISIÓN de 11 de marzo de 2014 que completa el Reglamento (UE) nº 1151/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que atañe a las condiciones de utilización del término de calidad facultativo «producto de montaña».

La Unión Europea ya nos advierte que estamos ante un producto que está incluido en un sistema de calidad  que aporta valor añadido y se aplica de forma voluntaria (de allí el término facultativo). Contiene características horizontales facultativas específicas con una variada gama de productos (productos de origen animal, piensos, productos de apicultura, productos de origen vegetal y características que pueden reunir los ingredientes), en relación con una o más categorías de productos, métodos de producción o atributos de transformación que se apliquen en zonas específicas, como es la de los territorios de montaña fijados por las administraciones públicas autonómicas, en base al Reglamento (CE) n o 1257/1999, de 17 de mayo de 1999, sobre la ayuda al desarrollo rural a cargo del Fondo Europeo de Orientación y de Garantía Agrícola (FEOGA).

Al objeto de favorecer el desarrollo y sostenibilidad de las zonas de montaña, los reglamentos comunitarios establecen reglas de producción territoriales y fija las condiciones de transformación y envasado dentro de esas zonas, al objeto de que formente el desarrollo rural de las mismas. Y al objeto de defender estas producciones se establece que esos productos tendrán derecho a la protección de menciones y símbolos (1) como es el de productos de montaña. En los artículos 9, 13, 44 y 45 del reglamento 1151/2012, se fijan las condiciones de esa protección. Y en el artículo 45 también las condiciones de información y promoción de esos productos

La montañas españolas, tanto insulares como peninsulares, y sus moradores son un territorio y pobladores, totalmente abandonados a su suerte. Y solamente son noticia para hablar de incendios y de otras desgracias, o de lugares de esparcimiento urbano ajenos a los problemas que causa la desertización humana de los mismos. El desequilibrio de la fauna salvaje (jabalís, conejos, corzo), la extensión de la maleza que propaga los incendios a gran velocidad, o los fenómenos de erosión combinados con el cambio climático, son efectos más que preocupantes para un país como el nuestro que tiene la facultad de ser el país con más Superficie Agraria Util de montaña (SAU). Muchos de nosotros conocemos las castañas, cerezos, manzanos, y otras frutas de montaña. Las actividades ganaderas ligadas a los pastos, que nos dan quesos y carnes de extraordinaria calidad. La apicultura de montaña sigue teniendo una excelente calidad y reputación, dentro de territorios en los que la agricultura química no es tan prolija. La olivicultura de montaña o la viticultura heroica que está recibiendo en las montañas nuevas extensiones de estos cultivos amenazados en los valles por el cambio climático o la aparecida xylella fastidiosa. Las legumbres y especies cerealistas variadas. Setas y alimentos poropios de épocas recolectoras como pudieran ser las plantas aromáticas y medicinales. Todo un compedio de alimentos son parte del acervo de la alimentación tradicional de un país montañoso como España.

Pero nos pregumtamos, que hacen las administraciones públicas españolas en todo esto, y que interés muestran para defender a los productores de estas zonas. Azorados en discutir el intensivismo agroganadero insostenible de las zonas regables (8%), se descuida la SAU de montaña, los ecosistemas productores de agua, o se aprovecha en sus territorios la creación de embalses para dotar a la población española de unos alimentos que dejaron de provenir de allende de los mares. Pero esa época pasó y el intensivismo agrario se sigue justificando en base a una agroindustria que importa masivamente materias primas para transformarlas y reexportarlas bajo el paguas del LowCost,  pero que apenas asumen los costes ambientales y sociales de una producción propia de un país avanzado. El resultado es que la mayor parte del abandono de España se de en zonas con una importante SAU de montaña, a la que se le considera ineficiente y poco competitiva en materia de producción agroganadera. La calidad alimentaria, las razas autóctonas, la especificidad, la biodiversidad vegetal y la singularidad de las producciones de montaña son sacrificadas, sin que tan siquiera los propios montañenes, que aun quedan, sepan defenderse del huracán modernizador. Esa y no otra es la razón por la que los montañeses recelen de la política del agua, de la PAC y de postergación de sus territorios que recien una pequeña indemnizacióm compensatoria, por manetenerse vivos en estas zonas con dificultades para plantear una agricultura mecanizada o con loos tratamientos de la agricultura química del siglo XX. Por eso no es de extrañar que los esfuerzos de valorización de los alimentos de montañan se hayan centrado en alimentos ecológicos o propios de un territorio (DOP´s e IGP´s). Este fenómeno hace que las administraciones públicas no vean interesante poner en marcha mecanismos para la puesta en pie de un label específico de producto de montaña. Unos alimentos que cuentan con apoyo en diversos países (Italia, Japón, Alemania, Austria, Suiza, Perú) 

La Mensa Cívica, a pesar de las dificultades y cerrazón de las administraciones públicas respecto a la sostenibilidad del sector agroalimentario (que se queda limitado a algunas operaciones de la agroindustria), está dando pasos para forzar un cambio de situación. Y vuelve a convocar la II Jornada de alimentos de montaña el próximo 25 de octubre en Lizaso (Navarra). Los pasos dados en Cantabria, en los que la administración y ODECA, han abierto el registro de productores de montaña es un paso que valoramos como altamente positivo. En la actualidad trabajamos algunos compromisos en Aragón con el proyecto Cielos de Ascara en Jaca con Gardeniers, donde se van a producir miel, legumbres y manzanos de montaña. El Cluster de Muntanya de Cataluña trabaja ya en la zona de la comarca del Berguedá con pequeños productores. Los ganaderos de la raza ansotana de los Valles de Ansó y Hecho (Huesca) apuestan por la ganadería de montaña, con una raza adaptada a ese territorio. Las cerezas de las montañas de Alicante no esconden en sus campañas que su calidad es intrínseca a esas características.  En el sur los olivares de las sierras de Jaen y Córdoba insisten en la bondad de la olivicultura de montaña para hacer frente a la expansión de la xylella fastidiosa en los valles y la calidad de los componentes antioxidantes de sus aceites. Asimismo la viticultura heorica en el sistema ibérico, la Sierra de Francia en Salamanca y en las zonas de Canarias y las Alpujarras de Granada, encuentran en los Mountain Wine (Vinos de montaña), una expresión que se hace resaltar tímidamente aún, en su etiquetado. Y es previsible, que ante la propuesta de Mensa Cívica y el Grupo Operativo de las zonas de montaña, se pongan en valor las Legumbres de Calidad bajo la forma de legumbres de montaña. Otro tanto podríamos decir de otras producciones.

Por todas estas razones estamos destacando la necesidad de que se nos apoye para poner en marcha los mecanismos de etoquetado, registro, certificación y promoción de estos productos. Pronto en Navarra abordaremos estos esfuerzos y la necesidad de que los productores se pongan de acuerdo para que las administraciones central y autonómicas abran los registro correspondientes, al igual que ya lo ha hecho el Gobierno de Cantabria.

 

25 de octubre 2018 – 11 a 18 horas

Jornada 25 Octubre Alimentos de Montaña

Programa:
11 horas.- Estado actual de los productos de montaña. Gisella Olivares, responsable productos de montaña Junta Directiva Mensa Cívica
12, 00 La certificación y registro de los productos de montaña. Propuesta de creación de una certificadora y procedimientos. Pilar Bordetas. AyC SL
14 horas. Comida.
16 horas. Etiquetado y Logotipo de los productos de montaña. Propuesta a realizar al Ministerio y presentación de los mismos. Defensa jurídica, protección y promoción de los mismos. Jorge Hernandez. Presidente Mensa Civica
18 horas. Fin de la Jornada

Inscripción Jornada 25 Octubre Alimentos de Montaña

Los campos marcados con un * se deben rellenar en el formulario

Lizaso (Navarra). 25 de Octubre de 2018.

Jornada Alimentos de Montaña

11 a 18,oo horas. Granja Ultzama

http://www.granjaescuelaultzama.com/

Este formulario se deberá remitir antes del 22 de octubre de 2018

(1) CAPÍTULO III del reglamento 1151/2012 sobre Menciones y símbolos de los regímenes de calidad y papel de los productores. En su Artículo 44.- Protección de menciones y símbolos:  1. Las menciones, abreviaturas y símbolos referentes a los regímenes de calidad solo podrán utilizarse en relación con productos que se produzcan de conformidad con las normas del régimen de calidad al que correspondan. Esta disposición se aplicará en especial a las menciones, abreviaturas y símbolos siguientes: c) en el título IV, a «producto de montaña».

 

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse