LA MASIVA UTILIZACION DE ANTIBIÓTICOS EN EL GANADO PORCINO EN ESPAÑA

LA MASIVA UTILIZACION DE ANTIBIÓTICOS EN EL GANADO PORCINO EN ESPAÑA
LA MASIVA UTILIZACION DE ANTIBIÓTICOS EN EL GANADO PORCINO EN ESPAÑA

Cuando en el mes de marzo de 2016, celebramos la última reunión de la Comisión de partes interesadas con el JRC de la Unión Europea, para fijar las futuras bases del Pliego de Compras Verdes de alimentos y servicios de catering de la Unión Europea, la organización Mensa Cívica fue la única organización española que elevó a la Comisión una recomendación para que los Pliegos de Compras Verdes tomaran en consideración la exigencia de una reducción de cargas de antibióticos en la ganadería y producción animal: Antimicrobial resistance for human and animal health.  Lo hicimos en medio de la indiferencia del Ministerio de Agricultura y de la patronal de caterings que jamás han mostrado adhesión a esta propuesta. Y que se preguntan, aun hoy, cuales son las intenciones ocultas de la Mensa Civica, para poner fuera de juego las subastas a la baja, de la alimentación y servicios de catering de centenares de miles de niños de toda España. Unos niños que están debilitando su resistencia antimicrobiana, por efecto de un consumo hipercárnico con gran cantidad de antibióticos fijados en los alimentos de origen animal. Hasta el punto de convertirlo en uno de los puntos más débiles del sistema de salud pública del futuro de nuestro país y foco de atracción de las compañías porcinas que quieren saltarse las normas europeas y venir a este relajado país en el que todo vale. (Nos acordamos del Lindano y sus efectos devastadores en el río Gállego?)

El silencio español se debe al ocultamiento de que el sector cárnico español, fundamentalmente del porcino, está creciendo sin que haya controles adecuados sobre la contaminación ambiental y las cargas de antibióticos, estrógenos y otros fármacos. Y que ese crecimiento está basado en los mismos criterios de reducción de costes que han originado las crisis veterinarias y las afecciones a la salud humana. (recordemos el triste caso de las vacas locas). Eso nos hace estar en el punto de mira de un sistema totalmente industrializado de baja calidad, antisostenible y peligroso para la salud humana del futuro. Un modelo que ha destruído cualquier prestigio que hubiera podido tener este sector productor del famoso jamón, morcillas, carnes. leche, huevos o de todos los subproductos de origen animal que llegan a hacer de él algo identitario de una baja calidad o “Low Cost made in Spain”. Incluso en el año 2015 algunas soflamas patrióticas contra el “gabacho francés”, alentaban la protesta de que los ganaderos franceses tiraran a la carretera la carne de cerdo proveniente de Aragón. Una tierra que ha pasado a ser la número 1 en el ranking de las cerdas madres y lechones del porcino de toda España. Una tierra vaciada de seres humanos y  condenada a ser sustituidas por granjas de cerdos, franquiciadas de las compañias de piensos en cuya base se sitúan la Cargill-Monsanto y las industrias farmaceúticas. Esto debe tener una solución en la moderación de la producción, la suspension inmediata del crecimiento de granjas, la introducción en los pliegos de compras verdes de condiciones ambientales y de salud y la adopción de unas buenas prácticas.

Es conocido que Dinamarca es un país que tiene unas elevadas cantidades de cerdos, pero que a la vez tiene uno de los niveles más bajos de uso de antibióticos en veterinaria de la producción porcina. En Dinamarca, una variedad de acciones se han implementado para regular el uso de antibióticos en la producción porcina. Desde hace más de una década, han recopilado información detallada sobre la prescripción de antimicrobianos. El registro de este tipo de información se encuentra en sus primeras etapas en varios otros países europeos. La comparación de las ventas de antimicrobianos para el tratamiento de todo tipo de ganado a nivel nacional en el año 2012 por la Agencia Europea del Medicamento (Figura 1). Entre los países en que se registra tales datos, Dinamarca tiene uno de los niveles más bajos de uso de antibióticos veterinarios.

El desarrollo en el uso de antimicrobianos en los animales de granja danesa 1994-2013 se muestra en la Figura 2. Alrededor del 80% del uso en la producción de ganado se utiliza para el tratamiento en la producción de cerdos.

ventas de agentes antimicrobianos

Figura 1. Las ventas de agentes antimicrobianos veterinarios, expresados como mg venden por unidad de corrección de la población para el año 2012 en 26 países europeos. El informe 4rd ESVAC www.ema.europa.eu (octubre de 2014).

VetStat

En 1998,  se puso un sistema para la vigilancia del uso de antimicrobianos. VetStat se puso en práctica. A través de la colección de registros de prescripción de las dos farmacias veterinarias, fábricas de piensos, veterinarios y empresas privadas, el sistema garantiza que se registra todo el uso de los antimicrobianos veterinarios. Esto se hace a nivel de especies, así como el nivel de rebaño. Los datos incluyen información sobre los medicamentos prescritos, grupo de edad y la enfermedad.

Los veterinarios y los productores pueden extraer datos para sus centros de producción, y compararlos con los niveles nacionales o regionales de consumo medios, medidos en definida Animal Dosis Diarias (ADD). Esto también hace que sea posible que el gobierno tome acciones basadas en el uso de antimicrobianos para una especie dada por los distintos agricultores.

Prohibición del uso de promotores de crecimiento antimicrobianos

En 1995, el uso del promotor del crecimiento Avoparcin fue prohibido y esto fue seguido en 1998 por la prohibición de la utilización de todos los factores de acabado del crecimiento. En 2000, la prohibición total de todos los antibióticos promotores del crecimiento para todos los grupos de edad de los cerdos fue implementado (Figura 2).

Fuentes: terapéutica humana: La Agencia Danesa Medicine. Consumo de Veterinaria: Hasta el año 2001, los datos se basan en informes de la industria parmaceutical de las ventas anuales totales procedentes de la Federación de la producción de cerdos y mataderos de Dinamarca (1994-1995) y la Agencia Danesa de Medicamentos y Dirección de Plantas de Dinamarca (1996-2000). Los datos de 2001-2013 proceden de VetStat. Figura 2. El uso de antimicrobianos para los seres humanos y todos los animales en Dinamarca desde 1994 hasta 2013. Desde 1996 DANMAP ha publicado un informe anual sobre la aparición de resistencia a los antimicrobianos en zoonótica, del indicador y bacterias patógenas de animales, alimentos y seres humanos en Dinamarca. Todos los informes están disponibles para su descarga en formato PDF en www.danmap.org .

Las prohibiciones de promotores del crecimiento antimicrobianos comenzaron como una iniciativa voluntaria de la industria que se aplicó más tarde como la regulación por parte del gobierno. Tras la prohibición, muchas piaras de cerdos sufrieron una mayor incidencia de diarrea en cerdos destetados que conducen a un mayor uso terapéutico de los antimicrobianos. Sin embargo, los productores de cerdos daneses lograron superar estos retos mediante la implementación de varios cambios en sus prácticas de producción (por ejemplo, después del destete, mejora de la dieta, aumento del espacio por cerdo destetado en el vivero, la mejora del clima).

regulaciones estrictas sobre las recetas veterinarias

En 1994, la medicina veterinaria se hizo sólo con receta médica, con lo que ya no es posible para los veterinarios daneses, dar beneficios por las ventas de los antimicrobianos.

Las regulaciones son impuestas por un mayor control gubernamental de los servicios veterinarios y productores. De este modo, en 2005, Dinamarca implementó políticas que requieren auditorías bienales de los veterinarios que sirven a la industria porcina, lo que aumentó el conocimiento de sus patrones de prescripción de los veterinarios.

Restricción de uso de fluoroquinolonas y cefalosporinas

Dinamarca ha desarrollado una política para reducir el uso de antimicrobianos clasificados por la OMS como de vital importancia para la medicina humana. De este modo, en 2002 el uso veterinario de fluoroquinolonas se limita a los casos en que ningún otro antibiótico sería eficaz. Prescripción de fluoroquinolonas debe ser notificada a los funcionarios gubernamentales de regulación. Además, en 2010, una prohibición voluntaria industrial sobre el uso de cefalosporinas se llevó a cabo por los propios productores de cerdos.

La iniciativa Yellow Card

En 2010, un nuevo sistema – la iniciativa Tarjeta Amarilla – fue desarrollado por la Administración Danesa de Veterinaria y Alimentos, dirigido a los mayores consumidores de antimicrobianos en la producción de cerdos.

Las granjas de cerdos que exceden el límite regulatorio están sujetos tanto a los mandatos de reducir su uso, como a un aumento de la vigilancia por parte de funcionarios del gobierno y de diversas tasas. Esta iniciativa está dirigida directamente a los productores.

La Dirección de Veterinaria y Alimentación danés publicó anualmente límites máximos para el consumo de antibióticos en tres grupos de edad de los cerdos. El consumo de antimicrobianos en los cerdos se evalúa como dosis diarias de los animales (ADD) por cada 100 animales vistos en los últimos 9 meses (por grupo de edad). El objetivo era lograr una reducción del 10% en el uso de antimicrobianos en 2013 en comparación con 2009. Este objetivo se cumplió como el uso (en compuesto activo kilo) en la producción porcina danesa en 2013 fue 13% inferior al de 2009.

Los límites de la tarjeta amarilla se han ajustado varias veces como se muestra en la Tabla 1.

Hora ADD / 100 días para los animales cerdas y lechones ADD / 100 días del animal para cerdos destetados (7-30 kg) ADD / 100 días para los animales de acabado (30-104 kg) 
de diciembre de 2010 5.2 28 8.0
Junio del 2013 5.0 25 7.0
Marzo del 2014 4.3 22.9 5.9

Tabla 1. Los límites de las tarjetas amarillas en dosis diarias de animales (ADD). ADD dosis se definen por la Danesa de Veterinaria y de Alimentación.

La iniciativa Yellow Card ha reducido el uso de antibióticos en la producción porcina danesa a un nivel muy bajo. Un informe recientemente publicado por la Agencia Europea del Medicamento, EMA, Dinamarca se encontró entre los consumidores más bajos de la medicina veterinaria (Figura 1).

EVITAR QUE A ESPAÑA SE TRASLADEN LAS PRACTICAS NOCIVAS PARA NUESTRA SALUD

agentes-amb-ganaderiaTodo el buen trabajo que Dinamarca ha realizado no está sirviendo para que la Unión Europea armonice sus normas veterinarias en agentes antimicrobianos tal como se ha reivindicado para los LMR (Límites Máximos de Residuos) en frutas y hortalizas, que han supuesto para España grandes impedimentos para colocar sus frutas y hortalizas en países de la propia Unión Europea. Conocidas son las millonarias retiradas de productos hortícolas y frutícolas españolas por superar límites de productos químicos en países destino de la UE. utilizados en la agricultura química. Ello ha engendrado una gran desconfianza base que permitió que saltara en el famoso caso del “pepino de Almería” cuando surgió en Hamburgo una bacteria ecoli resistente a los antibióticos. (tantas veces va el cántaro a la fuente que al final se rompe, aunque no tengas responsabilidad en ello).
 
Pero el verdadero drama de la situación radica en la falta de homogeneidad legislativa en una materia que sería fácil elaborar. Y la ausencia de un organismo único de inspección comunitaria de alimentos, como el que Estados Unidos tiene (FDA). Eso hace que las legislaciones nacionales no se armonicen y el mercado único salte una y otra vez por los aires, ante las crisis veterinarias que ponen en evidencia la ausencia un mercado único que no tenga otro fin que los negocios de los mercaderes. Esta  ausencia de normas comunes y débil nivel de inspección española en materia veterinaria, ha hecho que España pase a ser el país europeo que más utiliza agentes antimicrobianos. Y que la alimentación española, que curiosamente no se adapta a las crecientes exigencias exteriores sirva para arruinar a granjeros de Dinamarca, en el nombre de la libertad de mercado. Y mientras tanto nosotros comiendo toneladas de fármacos y antibióticos, mezclados con el pan amb tomaquet, huevos, quesos industrializados y otras grandezas de nuestra tierra patria que están originando que muchos jóvenes terminen odiando los buenos alimentos de origen animal con los que podríamos disfrutar en la vida, dentro de las condiciones de producción y consumo razonable. Algo que puede encontrar un alivio en los alimentos ecológicos de este sector, pero que deja fuera de este consumo a centenares de miles de niños de las escuelas de España.
 
Para evitarlo es necesario que ahondemos en poner final crecimiento sin límites. La campaña #Stopporcino que se está planteando a través de algunas organizaciones sociales y de consumo y la exigencia de incorporación de restricciones al consumo de los alimentos de origen animal, con sobrecarga de agentes antimicrobianos, pueden ser caminos que se pongan en pie en el 2017. Por la salud ambiental y la salud pública, la Mensa Cívica estará presente en estos esfuerzos.

Suscríbete a nuestra Newsletter -->

Infórmate