LA BOQUERÍA EN LAS RAMBLAS DE BARCELONA

LA BOQUERÍA EN LAS RAMBLAS DE BARCELONA
LA BOQUERÍA EN LAS RAMBLAS DE BARCELONA

Hay un hecho triste que se ha pasado como colateral, en el criminal atentado de las Ramblas de Barcelona y de Cambrils. Es la presencia callada del cercano y singular mercado de la Boquería. Uno de los que inició en España una reconversión para su modernización como tierra de encuentros entre gentes de todas las naciones, etnias y confesiones, independientemente del debate sobre la posterior masificación turística. Barcelona, tierra de paz y libertad, abordaba con este paso, los aspectos de alimentos de proximidad, calidad y sostenibilidad, dentro de la cultura mediterránea, que posteriormente se han trasladado a otros mercados municipales de Barcelona. En la zona de las Ramblas y del Raval, se ofrece comida y tiendas de alimentos Halal, con ética islámica y otras comidas mediterráneas. El escritor Vazquez Montalban hizo de esa zona, una zona de integración intercultural (con pakistaníes y gentes de otras zonas del mundo), promoviendo a su famoso detective Carbalho. Nos recordaba a su padre gallego y la animación intercultural en las adyacentes calles de las Ramblas y del Raval. El convivium de SlowFood de Barcelona, se llamó Vazquez Montalbán en su honor, en Noviembre del año 2004, con una cena en casa Leopoldo de dicho barrio.

Los autores del criminal atentado de las Ramblas y la Boquería (como símbolo del entendimiento) han sido jóvenes educados en el integrismo wahabí salafista, corriente que, a día de hoy, se engloba dentro de los movimientos de extrema-derecha. Y esta corriente se basa en la oposición a la aldea global, practicando la exclusión y odio a quienes se apartan de las reglas del integrismo étnico. Las religiones, sabias en la interpretación arcaica del ser humano con su entorno, (medio natural y medio ambiente), no pueden promover hoy la idea de una globalidad basada en la exclusión e intolerancia con los demás. Cual es pues la solución al drama que nos plantean unos jóvenes transformados en sectas asesinas, que tratan de eliminar la interculturalidad y el diálogo, masacrando a personas de distintas naciones, de variados continentes?

La cultura mudéjar (que unió en la edad media a sefarditas, islámicos y cristianos) creó en el reino de Aragón (desde el río Aragón con Navarra, hasta las Baleares) una cultura de convivencia en la arquitectura, el arte, la comida y la cultura. La cultura mudaiyin (aquel que le es permitido quedarse) o mudéjar en castellano, es contraria a la palabra muyaidin (guerrero de la fe). Y no cabe duda que el diálogo mudéjar permitió que esta zona del mediterráneo, con Zaragoza, Barcelona, Mallorca y Valencia, fuera epicentro de diálogo y avance, que ha hecho que muchos historiadores se detuvieran en su estudio.  A ello contribuyó el que anteriormente fuera uno de los epicentros más emblemáticos de la cultura cátara bizantina, que naciera en Kotor (Montenegro) y Albania, como nuevos referentes espirituales, tras la caída de Bizancio a manos de las tribus selyúcidas. Algo que ha configurado a estas tierras con unas particularidades culturales de tolerancia fuertemente arraigadas en su población.

La comida no tiene fronteras. La interrelación entre hombre y naturaleza, no puede tener reglas petrificadas. El mediterráneo es cuna actual de enfrentamientos y de grandes migraciones, pero también de diálogo civilizatorio. Quien quiera eliminar el diálogo y la mixtura mediterránea, en base al fanatismo y la exclusión, tiene que saber que ya sabemos mucho de nuestra historia como para aceptar el odio y el miedo (No tinc por!!). Aquella Barcelona, Zaragoza, Mallorca y Valencia que se opusieran mayoritariamente a la guerra de Irak y que se conectan con Túnez, Egipto, Turquía, Italia, Dubrovnik, Marruecos, Francia … y es bañada por los sabios de Grecia y la Itaca primordial, siempre tendremos en el mercado de la Boquería y otros mercados municipales de Barcelona, la fuerza espiritual de la interculturalidad de la comida, de quienes nos ofrecen una base de diálogo entre humanos y este planeta tan diverso.

Nosotros apoyamos el espíritu de las Ramblas y la Boquería, sobre la base del diálogo y la interculturalidad. Y la Mensa Civica seguirá en su alianza con Resolis en Francia, la Fundación ACM, y la organización CERAI, con el apoyo de la Fundación Nina Carasso y la Fundación France, para avanzar en los compromisos de la cumbre de Marrakech en la lucha contra el cambio climático y un mediterráneo de paz y buena gobernanza, que luchen contra la exclusión.

Rendimos pues un homenaje al simbolismo de la Boquería, por ser un mercado de la paz en el mediterráneo y de todas las gentes de buena voluntad que queremos alzar nuestras manos en contra de los intransigentes señores de la guerra y de la exclusión, ofreciendo los buenos alimentos que nuestras culturas ribereñas han sabido engendrar, del lado de sus culturas y sus relaciones con el medio natural con el que se relacionaban.

Junta Directiva Mensa Civica. La Boquería en Barcelona a 22 de agosto de 2017

Suscríbete a nuestra Newsletter -->

Infórmate