La alimentación y la agricultura deben contribuir al cumplimiento de los objetivos climáticos de París

La alimentación y la agricultura deben contribuir al cumplimiento de los objetivos climáticos de París
La alimentación y la agricultura deben contribuir al cumplimiento de los objetivos climáticos de París

Si no estuviéramos viviendo los efectos de la pandemia, en estos momentos estaríamos participando en la Conferencia de las Partes (COP) 26 en Glasgow (Reino Unido), la cual ha sido pospuesta a noviembre de 2021. En esta Conferencia, los gobiernos estarían presentando sus planes de acción climática para los próximos años. Dado que la alimentación y la agricultura pueden (y deben) contribuir al cumplimiento de los objetivos climáticos de París, instamos a que nuestro gobierno reconozca la necesidad de apostar por un mayor consumo de alimentos de origen vegetal y apoyar practicas agrícolas sostenibles, como la agroecología, para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero en la Cumbre del Clima de diciembre de 2020 y la próxima COP 26.

 

La energía, los combustibles fósiles, el transporte y la industria tienden a dominar las discusiones y acciones climáticas. Sin embargo, el sistema alimentario genera alrededor del 26% de las emisiones globales de gases con efecto invernadero. Más del 70% de las emisiones agrícolas son producidas por la ganadería, incluida la producción de piensos para el ganado y los cambios asociados al uso de la tierra. Por otra parte, la producción mundial de carne y productos lácteos proporciona solo el 37% de nuestras proteínas y el 18% de nuestras calorías.

Por ello, instamos a que la alimentación y la agricultura se incluyan entre las áreas prioritarias en las discusiones de la Cumbre del Clima de diciembre de 2020 y la COP 26 en noviembre de 2021, en vista de la contribución directa de la producción ganadera a las emisiones de gases con efecto invernadero y sus impactos indirectos a través de la destrucción de la biodiversidad.

Para cumplir con los objetivos de París, todos los sectores deben reducir sus emisiones. Un estudio reciente muestra que, si todo sigue como hasta ahora, las emisiones por parte del sector agro-alimentario aumentarán sustancialmente y podrían hacer que sea muy difícil alcanzar los objetivos de París.

Las prácticas agrícolas sostenibles, como la agroecología, la agroforestería y la agricultura orgánica pueden secuestrar cantidades sustanciales de carbono en suelo y árboles. Igualmente, las técnicas de mitigación (como una mejor gestión del estiércol) y las mejoras de la productividad pueden reducir las emisiones.

Sin embargo, muchos estudios muestran que será muy difícil cumplir los objetivos de París sin reducir el consumo de alimentos de origen animal – principalmente aquellos que provienen de la ganadería intensiva. La disminución de productos de origen animal conllevara a reducciones sustanciales en las emisiones de gases con efecto invernadero, puesto que los productos animales generalmente generan emisiones sustancialmente más altas por unidad de nutrición producida que los alimentos de origen vegetal.

Un estudio publicado en la revista Science en noviembre de 2020 concluye que incluso si las emisiones de combustibles fósiles se detuvieran de inmediato, las tendencias actuales en los sistemas alimentarios globales harían imposible alcanzar el objetivo de 1,5 ° C e incluso el objetivo de 2 ° C. El estudio también muestra que pasar a dietas ricas en alimentos de origen vegetal que contengan solo cantidades moderadas de carne podría reducir las emisiones de los sistemas alimentarios en un 47%. Similares estudios avalan esta afirmación. (Ver notas al final del articulo)

Un informe de la FAO de 2020 compara los patrones dietéticos actuales con cuatro alternativas saludables, cada una de las cuales incluye menos carne y productos lácteos que las dietas actuales. Afirma que en 2030 «cualquiera de los cuatro patrones alternativos de alimentación saludable en todo el mundo reduciría las emisiones de GEI relacionadas con la dieta entre un 41% y un 74%». La reducción del consumo mundial de productos animales liberaría algunas tierras de pastoreo para apoyar soluciones climáticas naturales como la forestación y la restauración de turberas.

Los cambios en la dieta podrían contribuir hasta una quinta parte de la mitigación necesaria para alcanzar el objetivo de París por debajo de los 2 ° C. El hecho de que el sector ganadero industrial no reduzca sus emisiones ejercerá presión sobre otros sectores para que asuman más de lo que les corresponde en las reducciones de emisiones y reducirá la viabilidad de cumplir los objetivos de París.

Los cambios hacia dietas más basadas en plantas también producirían beneficios sustanciales para la salud, pues de acuerdo al informe de la FAO, mencionado anteriormente, establece que el cambio de las dietas actuales a cualquiera de las cuatro dietas saludables alternativas con menos carne y productos lácteos reduciría los costos de salud asociados en un asombroso 95%.

Por ello, instamos a que la alimentación y la agricultura reciban un alto nivel de atención en la Cumbre del Clima de diciembre de 2020 y la próxima COP 26 y nuestro gobierno se muestre líder en tal importante asunto para nuestra resiliencia futura.

 

Referencias

  • Springmann et al, 2018. Options for keeping the food system within environmental limits. Nature 562, 519–525. https://doi.org/10.1038/s41586-018-0594-0
  • Springmann M et al, 2016. Analysis and valuation of the health and climate change cobenefits of dietary change. PNAS, 113 (15) 4146-4151. https://doi.org/10.1073/pnas.1523119113
  • Harwatt H, 2018. Including animal to plant protein shifts in climate change mitigation policy: a proposed three-step strategy. Climate Policy. doi: 10.1080/14693062.2018.1528965
  • Harwatt H, Ripple WJ, Chaudhary A, Betts MG, Hayek MN. Scientists call for renewed Paris pledges to transform agriculture. Lancet Planet Health 2019. http://dx.doi.org/10.1016/S2542-5196(19)30245-1.

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse