Japón: los desechos alimentarios y los Bancos de alimentos (Primera parte)

Japón: los desechos alimentarios y los Bancos de alimentos (Primera parte)
Japón: los desechos alimentarios y los Bancos de alimentos (Primera parte)

Desechos de Alimentos y  Ayuda para los Desastres en la perspectiva del Banco de Alimentos en Japón (Primera parte)

Japón tiene una tasa de autoficiencia alimentaria entorno al  40 por ciento. Es extremadamente baja en comparación con otros países avanzados – mientras que aproximadamente 18 millones de toneladas de alimentos se tiran todos los años. De cinco a ocho millones de toneladas de este alimento desechado sigue siendo bueno para comer. Mientras tanto, la tasa de pobreza ralativa, sigue aumentando en Japón, representando el 16 por ciento de la población, o unos 20 millones de personas a partir de 2011. (La tasa de pobreza relativa es la proporción de hogares que están por debajo la línea de pobreza (la mitad de la cantidad media de la renta disponible de los  personas de 18 a 65 años). En 2011, la línea de la pobreza de Japón fue 1,12 millones yenes (EE.UU. $ 23.830)).

Una de las medidas que se ocupa de estos dos problemas, al mismo tiempo, es el banco de comidas, que distribuye alimentos que no presentan ningún problema en términos de calidad, pero no puede ser vendido en el mercado. Las compañías de alimentos, escuelas, agricultores, particulares, etc, ofrecen este tipo de comida gratis a los que la necesitan. Por ejemplo, las instituciones de bienestar u otras organizaciones e individuos.

Los bancos de alimentos se iniciaron en los EE.UU. hace más de 40 años. En Japón, un banco de alimentos fue establecido en 2000 por Charles McJilton, Presidente de la Junta de Second Harvest Japón, e incorporada el 11 de marzo de 2002. Después de eso, una red nacional de bancos de alimentos se formó en 2010 y ahora cuenta con 11 organizaciones miembros.

En esta noticia (primera parte), la Food Study Negocios Sostenibles Group, liderada por el director general de JFS Riichiro Oda, introduce las condiciones de los residuos de alimentos y las actividades de socorro en Japón, después de un taller realizado con Masahiro Otake, el Secretario General de Second Harvest Japón Alliance, y Kazumasa Haijima, que se dedica a las actividades de socorro en las zonas de desastre.

Second Harvest Japón tiene cuatro programas principales.

La primera es «Harvest Kitchen», que ofrece servicio de comidas calientes. Con la ayuda de 70 a 80 voluntarios, comidas calientes se distribuyen una vez a la semana aproximadamente a 400 personas sin hogar en el Parque Ueno, en Tokio. Más y más voluntarios de las compañías han estado ayudando en estos esfuerzos, como parte de las actividades de RSE (responsabilidad social corporativa).

El segundo es «Pantry Harvest», un proyecto en el que los paquetes que contienen alimentos por valor de dos semanas se envían a los refugiados que no pueden ser admitidos a instituciones de asistencia social, etc y otras personas que lo necesitan a través de la entrega de paquetes servicio una vez o dos veces al mes (según el nivel de vida de beneficiarios).
El valor medio de los alimentos enviados es de unos 7.000 yenes (unos 74,5 dólares) por caja.

El tercer programa importante es  «la defensa», que consiste en las relaciones públicas sobre los bancos de alimentos. Las actividades incluyen  diversos medios de comunicación, la celebración de simposios y otros eventos, el envío de profesores a estudiar sesiones y participando en exposiciones, todo ello con el objetivo de proporcionar a las personas
conocimientos precisos sobre los bancos de alimentos.

El programa final y la base en sí de los los bancos de alimentos, sirven como puente entre las empresas que tienen dificultades para hacer frente al superávit institucional de los alimentos y el bienestar que proporcionan con el apoyo a las personas socialmente vulnerables, con  un presupuesto estricto. Este sistema de distribución de alimentos constituye
una innovación en nuestra economía de hoy en día, ya que no se trata de dinero pero trae beneficios tanto para los donantes como para los  receptores.

Los Donantes principales de alimentos se encuentran en empresas fabricantes de alimentos, al por mayor, distribuidores y supermercados, así como individuos. En la actualidad, alrededor de 400 empresas están apoyando el programa, y ​​la comida se entrega cada mes a 300 instituciones de asistencia social y otras organizaciones ubicadas principalmente en la región de Kanto.

En 2010, Second Harvest Japón recibió un total de alrededor de 813 toneladas de alimentos de los donantes de todo el país, que asciende a alrededor de ¥ 487 millones (aproximadamente 5.200.000 dólares) de valor de los alimentos,  calculada mediante la estimación comercial de 600 yenes (unos 6,4 dólares) por kilogramo. En 2011, la respuesta al gran terremoto y tsunami engendraron una gran cantidad de alimentos donados no sólo desde dentro de Japón sino también del extranjero, alcanzando cerca de 1.600 toneladas, el doble de la cantidad del año anterior, con un valor monetario de cerca de ¥ 960 millones (aproximadamente $ 10,2 millones). Para las empresas  donantes, la reducción estimada en excedente de los costes de eliminación de alimentos ascendió a 81 millones de yenes (unos 0,86 millones de dólares) en 2010 y 160 millones de yenes (unos US $ 1,7 millones) en 2011 (en este caso, calculada en 100 yenes, aproximadamente $ 1.06 por kilogramo).

Los alimentos donados se ha entregado a los orfanatos, centros de apoyo para madres solteras, refugios para víctimas de violencia doméstica e instalaciones para las personas con discapacidad. Después del gran desastre en 2011, la lista de entrega llegó a incluir a las víctimas del desastre que vivían en centros de evacuación de refugiados, viviendas temporales y las viviendas privadas o públicas que son subvencionadas a las víctimas del desastre en el marco del sistema de apoyo a las víctimas.

En el futuro, Second Harvest Japón espera incluir Marketing con Causa (CRM), en su ámbito de actividades. CRM es un tipo de marketing estratégico en que una organización se involucra en las actividades de ventas en relación a su propia marca o servicio para ayudar a resolver un problema social que también conducen a beneficios operacionales. Por ejemplo, Second Harvest Japón emplea este tipo de marketing en cooperación con una compañía aérea del Reino Unido, British Airways, como parte de una campaña de recaudación de fondos para la reconstrucción de las zonas afectadas por el desastre en Tohoku. En esta campaña, ¥ 5,000 (unos 53,2 dólares) por boleto de clase económica «World Traveler» British Airways » del programa fue donado automáticamente a Second Harvest Japón para el desastre de socorro y reconstrucción. Aproximadamente 20 millones de yen se recaudaron en la campaña, aunque duró solamente el mes de mayo de 2011.

Problemas de Residuos Alimentarios formuladas por las Prácticas de la Industria Alimentaria

Las Actividades subyacentes del banco de alimentos son los problemas de los residuos de alimentos y la pobreza. Como se mencionó anteriormente, se desechan anualmente unos 18 millones de toneladas de alimentos en Japón, de ellos, de 5 a 8 millones de TM todavía se consideran seguros para el consumo humano. Esta cantidad es equivalente a la cosecha anual de arroz en Japón y su valor comercial es de aproximadamente ¥ 4,800 millones (Unos US $ 51 millones),  calculado en 600 yenes (unos 6,4 dólares) por kilogramo. Hemos señalado que el Banco de Alimentos recibió la donación de 813 toneladas de alimentos, pero esta cantidad no es más que una diezmilésima o un 0,01 por ciento de los 8 millones de toneladas de residuos de alimentos de Japón.

Si bien estamos viendo un aumento en la cantidad de alimentos de buena calidad donado en paquetes de campaña, etc, la mayoría de los alimentos donados al banco de comida tiene una fecha de «usar hasta» que se está acercando rápidamente a sun fin o fecha «vender hasta» que ya ha pasado. En Japón, la industria alimentaria sigue lo que se llama «la  tercera  regla,» una expresión derivada de la práctica de dividir entre la fecha de producción y «usar antes de» fecha en tres períodos. En esta regla tácita, al final de la primera un tercio periodo se establece como el «entregue por» fecha. Si un alimento se mantiene en el centro de producción en esta primera fecha no se entregará a los minoristas y se descarta. De una manera similar, al final de la segunda un tercio del periodo se establece como «vender hasta» la fecha. Si el alimento permanece en el estante de una tienda en esta fecha, se elimina. Incluso si todavía hay un cierto tiempo que queda antes de que el «usar antes de» la fecha, estos alimentos son enviados a fabricantes, lo que genera una gran cantidad de residuos de alimentos, denominado «pérdida de alimentos» en japonés. Este es el sistema utilizado por la industria alimentaria en Japón.

El banco de alimentos también recibe los alimentos con problemas de embalaje, que representan la segunda mayor cantidad de donaciones de alimentos después de las comidas donado por la «regla de un tercio.» Otras donaciones de alimentos incluyen la del exceso de inventario de productos de temporada después de la entrega de regalos de temporada como el verano y el invierno japonés tradicional con entrega de regalos de temporada, así como la Navidad. Muchos vehículos imperfectos son donados también. Industrias japonesas relacionadas con la alimentación han iniciado una revisión de la regla de «Un tercio».

Las iniciativas incluyen:

1) el lanzamiento de un proyecto piloto para revisar y reconsiderar el «entregue-por» la fecha

2) una revisión de «usar antes de» fechas

3) una revisión de etiquetado de los alimentos

4) un proyecto para dar a conocer entre los consumidores acerca de la reducción de los residuos de alimentos

5) la utilización de los alimentos de los bancos  y otras medidas para reducir el desperdicio de alimentos.

El aumento de la pobreza en Japón, un país donde prevalece la saciedad alimentaria, la otra cuestión que subyace a las actividades del banco de alimentos es la pobreza. Según los datos de «tasa de pobreza relativa», publicado por el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social, en 2011 las personas que viven en condiciones de pobreza representan el 16  por ciento de toda la población o unos 20 millones de personas, la peor registrada en número. Entre estos 20 millones de personas viven por debajo del umbral de la pobreza,  la Segunda Harvest Japón ha estimado que cerca de 2 millones de personas sufren enfermedades graves. El desglose de estos pobres es serio: 1) 423.396 personas, que representan el 10 por ciento de los hogares con las madres solteras y sus hijos, 2) 1.490.000 personas, cinco por ciento de las personas mayores mayores de 65, 3) 207.850 personas, 10 por ciento de los refugiados no japoneses que viven en Japón y 4) 9.576 personas, toda la población de las personas sin hogar. Estas cifras se dieron cita en el uso de los parámetros definidos en las estadísticas del gobierno nacional multiplicada por factores conservadores estimado por Second Harvest Japón.

Otro motivo de preocupación es el hecho de que los ancianos son para un fracción importante de los pobres. Se estima que uno de cada cuatro personas en Japón tendrán 65 años o más en 2013, y uno de cada tres en 2035. El porcentaje de pobres se estima que aumentará de manera constante.

Ventajas de los bancos de alimentos para los donantes y beneficiarios

Second Harvest Japón también recibe varias formas de apoyo de empresas no alimentarias, por ejemplo, el uso de espacio de almacenamiento gratuito carga, entregas con camiones vacíos en su viaje de regreso, y entregas directas de vehículos de las empresas de apoyo. Las ventajas de los bancos de alimentos para las  empresas donantes de alimentos son la reducción en los costes de eliminación de residuos y el cumplimiento de los objetivos de la RSE mediante la  participación de sus propios negocios y sin costo alguno. Además, las empresas también pueden disfrutar de donantes
que unen su méritos al marketing también, porque se espera que algunos de los beneficiarios son capaces de vivir  y ser consumidores en el futuro, y según las estadísticas, la gente tiene una fuerte tendencia a la compra de alimentos que han estado consumiendo sobre una base regular. Para los beneficiarios, la reducción en costo de los alimentos es la mayor ventaja. Gastos de comida guardados pueden ser asignados a otros fines sociales. Además, en algunos casos, el proceso de suministro de alimentos donados abre líneas de la comunicación entre las agencias de bienestar o miembros del personal NPO y destinatarios. Un concepto importante de los bancos de alimentos es que los donantes y los beneficiarios deben estar en condiciones de igualdad. Si los bancos de alimentos está estructurados de manera que los donantes son superiores a los beneficiarios, no funciona.

La Red Bancaria Alimentaria se extiende por todo Japón

Uno de las 11 organizaciones de la red de banca alimentaria de Japón, el Banco de Alimentos Yamanashi, está colaborando con el gobierno local en un «Proyecto de Red de Seguridad Alimentaria, que distribuye el valor de los alimentos donados en dos semanas a gente que viene a la División de Asistencia Pública del Minami-Alps Oficina de la Ciudad de consulta. El objetivo del proyecto es ayudar a esas personas a recuperar su independencia, incluso mientras no están recibiendo del gobierno subsidios de bienestar.

Entre mayo y diciembre de 2010, 14 de las 40 personas que habían recibido subsidios del gobierno también reciberon el apoyo del Banco de Alimentos Yamanashi, y, en consecuencia, nueve de estas 14 personas fueron capaces de obtener un trabajo. Este proyecto fue rentable para el municipio, y ayudó a recortar su presupuesto de bienestar en 40 millones de yenes (EE.UU. $ 425.532). Ello ha convencido a Second Harvest Japón a adoptar activamente en otras regiones. la Creación de una red de «Productos locales para el consumo local».

Japón cuenta con más de 40 bancos de alimentos, de los cuales 11 han firmado un Acuerdo de «Normas para la Banca de Alimentos en Japón». Los desperdicios de alimentos se producen en todo Japón, mientras que un número considerable de instalaciones necesitan alimentos.  Second Harvest Japón espera construir un sistema que proporcione a las personas que lo necesitan, incluidos los servicios de bienestar, la comida donada desde dentro de la misma región, mediante la introducción de las empresas donantes para sus bancos de alimentos más cercano.

Este esfuerzo se basa en el concepto de «productos de la tierra locales para consumo local». Second Harvest Japón considera que este es el método más eficiente, ya que ayuda a vigorizar a la economía local.  Este sistema regional  fue muy útil en el suministro de alimentos donados a víctimas del gran terremoto del 11 de marzo, 2011.

(Continuará en la segunda parte)

Adaptado de la Organización de la Comisión de Estudio Negocios Sostenibles

Resumen por Hiroyo Hasegawa

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse