Houston tenemos un problema: antibióticos en nuestra carne

Houston tenemos un problema: antibióticos en nuestra carne
Houston tenemos un problema: antibióticos en nuestra carne

Si la lucha contra la resistencia a los antibióticos es esencial, hay algo que debemos estar haciendo mal tras conocer a principios de septiembre la asombrosa noticia y el estudio realizado por “Alliance to Save our Antibiotics” sobre los niveles de resistencia a los antibióticos en la carne de supermercado en Reino Unido.

El estudio, centrado en la carne de porcino y aves de corral, analizó alrededor de 190 muestras en siete de los principales supermercados de Reino Unido (ASDA, Aldi, Coop, Morrisons, Sainsbury, Tesco y Waitrose), donde se encontraron niveles muy altos de resistencia a dos antibióticos de uso humano (trimethoprim y gentamicina). Estos dos antibióticos son especialmente utilizados para tratar las infecciones en el tracto urinario por E. coli.

El Sistema Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés) de Reino Unido ya ha anunciado su posición con respecto al uso inadecuado de antibióticos en las cadenas de suministros de las que se proveen, en particular de aquellas granjas donde se administran medicamentos en animales sanos de forma rutinaria y colectiva. 

Desde Mensa Cívica, apoyamos su demanda y nos gustaría extenderla a todas las instituciones públicas europeas e incluir en ella también los productos de la pesca, ya que en este sector existe una preocupación creciente con respecto a este tema.

Los antibióticos son esenciales para nuestra salud humana, por lo tanto, es necesario un enfoque holistico que combine diferentes sectores, particularmente el sanitario y el veterinario. 

Los estándares de compras utilizados en las instituciones públicas, sean hospitales, escuelas u otros, son comprables, en cierto sentido, a los que utilizan los supermercados cuando se trata de la compra de productos a base de carne. Este estudio es consecuentemente indicativo de la carne utilizada en las cocinas públicas de Reino Unido, y aunque existe escasa documentación acerca de los niveles de antibióticos en otros países europeos, me inclino a creer que en España podrían ser bastante similares.

Desde Mensa Cívica, solicitamos a las instituciones públicas a adoptar criterios de compras que apoyen a los agricultores y productores locales y orgánicos, con las normas de bienestar más estrictas que reduzcan la necesidad de antibióticos, y a reforzar la adquisición de alimentos frescos, de calidad y saludables para los usuarios de los mismos, con el fin de no poner en riesgo su salud y la salud del planeta.

El abuso en la administración de medicamentos en la ganadería intensiva y la pesca está contribuyendo a esta tendencia preocupante. Más investigación y vigilancia también desempeñarán un papel clave en el futuro de este tema de la resistencia a los antibióticos, en la que esperamos una mayor transparencia y vigilancia. Otras recomendaciones que proponemos son la necesidad de establecer objetivos para reducir el uso de antibióticos anuales, o al menos cada 5 años; y una mayor participación de la sociedad civil para adoptar buenas decisiones de compra, ya que sus externalidades (para nuestra salud, medio ambiente, sociedad, y economía) no están incluidos en el precio del producto.

Es de suma importancia que actuemos ahora si no queremos entrar en una era pos-antibiótica. Sabemos que existen alternativas, ¿te atreves a explorarlas con nosotros?

Suscríbete a nuestra Newsletter -->

Infórmate