ESTUDIO DE LOS ALIMENTOS DE MONTAÑA

ESTUDIO DE LOS ALIMENTOS DE MONTAÑA
ESTUDIO DE LOS ALIMENTOS DE MONTAÑA

Un equipo de la Mensa Cívica, coordinado por Pilar Bordetas y Jorge Hernández, y ejecutado por las analistas Gisella Olivares (Ingeniería alimentaria) y Cristina Fernández (Veterinaria) han entregado al MAPAMA el estudio “Las producciones alimentarias de montaña en España”. Este estudio encargado por el propio Ministerio pretende ser una primera aproximación de los potenciales productivos de los alimentos de montaña, que incluye la  opinión de grupos de productores susceptibles de acogerse a una diferenciación, mediante el uso del término facultativo “producto de montaña”. En el mismo se han revisado los territorios que son de montaña. así como la actividad agraria y ganadera  en los territorios definidos de montaña.

La Mensa Cívica considera que las montañas son un factor clave para un futuro sostenible, ya que la península Ibérica es un territorio que media entre continentes y mares. Su orogénesis es una de las más estudiadas. Los choques de las placas tectónicas y las propias Islas Canarias y las Baleares han configurado el país con más Superficie Agraria Útil de la Unión Europea ubicada en “territorio de montaña”, aunque España sea más conocida por el atractivo turístico de sus plataformas litorales. España tiene una orografía que ha contribuido a su aislamiento antropológico, lo que a su vez ha resultado en una diferenciación cultural, de ecosistemas y de sistemas alimentarios, con una gran riqueza gastronómica y culinaria. España ha generado, a través de los sistemas agroganaderos de montaña, una histórica trashumancia con prolificidad en razas autóctonas, gran biodiversidad animal y vegetal, riqueza forestal y paisajística y hasta una diversificada gastronomía. El mantenimiento de los ecosistemas de montaña y la presencia humana es importante incluso, para la protección del sistema hidráulico.

Resultado de imagen de agricultura de montaña navarra

Dado que los sistemas de producción de montaña no se pueden mecanizar masivamente, tal como se ha hecho en las zonas llanas y regables, la agricultura de  montaña ha ido marginalizándose. Ello ha redundado en un escaso aprovechamiento de las superficies agrarias útiles de montaña y a una falta de consideración de sus productos, que encuentran aspectos de sostenibilidad y de calidad desconocidos.  Por eso la Unión Europea, el 11 de marzo del año 2014 publicó el Reglamento Delegado (UE) nº 665/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que atañe a las condiciones de utilización del término de calidad facultativo “producto de montaña”, ha enaltecido las producciones de estos territorios. En el Reglamento se definen los productos de origen animal, los productos de apicultura, los productos de origen vegetal incluidos los piensos, los ingredientes y las operaciones de transformación fuera de las zonas de montaña (en particular leche y productos lácteos, sacrificio y despiezado de las canales y prensado del aceite de oliva). Asimismo faculta a los Estados Miembros a que “podrán determinar excepciones”, en el caso de las instalaciones de envasado de leche y su transformación en productos lácteos.

DESCARGAR

ESTUDIO:  ALIMENTOS DE MONTAÑA

ANEJO 4: Datos de aprovechamiento de la Superficie Agraria Util de Montaña

ANEJO 5: Datos de ganaderia y alimentos de Montaña

Esperamos continuar este año 2017, realizando un encuentro en Navarra, a finales del mes de Octubre, con diversas cooperativas que trabajan en estos territorios de montaña y grupos leader de los mismos, al objeto de analizar la puesta en común de un logotipo y lanzamiento de la marca, las dificultades en su implantación, analizar los procedimientos de certificación y puesta en marcha del Pliego, conversar con otros actores europeos y procurar la integración de estos alimentos en los Pliegos de Compras Verdes de alimentos y servicios de catering de las administraciones públicas españolas. Así se lo hemos hecho saber a la propia Comisión Europea, en la elaboración del borrador del Pliego. Los países como España, Portugal, Italia, Francia, Rumanía, Suecia, Austria, tenemos mucho que decir a la hora de conservar estos recursos finitos, en un planeta finito, que ha de buscar la eficiencia alimentaria en la protección de los recursos naturales tan apreciados como son los sistemas de montaña y los bosques de este planeta que ve subir su temperatura media, por causas humanas que terminan asolando a las montañas con incendios devastadores. Tras los incendios y el cambio climático se adivina un panorama de erosión que puede aumentar el agravamiento de las condiciones de trabajo y de vida en los propios sistemas de montaña. Los españoles no nos lo podemos permitir.

Suscríbete a nuestra Newsletter -->

Infórmate