Eliminar pérdidas y desperdicios alimentarios

El desperdicio de alimentos se ha convertido en uno de los retos centrales de la Unión Europea y otras partes del mundo para abordar en los próximos años. La Comisión Europea cuantificó en 2010 que el 42% de las pérdidas y desperdicio de alimentos en la UE se producen en los hogares, un 39% en el procesado, un 14% en la restauración y un 5% en la distribución (Preparatory study on food waste across EU 27).

Frente a ello, se ha propuesto disminuir el desperdicio de alimentos en un 50% para 2030, poniendo el foco en impulsar actividades tanto de innovación como de I+D, según aprobó el Consejo Europeo en diciembre de 2013 en su Programa Marco de Investigación e Innovación (2014-2020).

El centro tecnológico de AZTI en Derio y otros centros trabajan en los procesos de eliminación o recuperación de residuos. En ese sentido, Andrés Pascual, jefe del Departamento Medio Ambiente, Bioenergía e Higiene Industrial de AINIA en Valencia, dio a conocer las 12 líneas de trabajo del centro de innovación para prevenir y valorizar los desperdicios que van desde lograr una mayor vida útil del alimento hasta la reutilización y valorización de los desperdicios.

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse