EL PUENTE CELESTE DEL CERDO ENTRE CHINA Y ESPAÑA

EL PUENTE CELESTE DEL CERDO ENTRE CHINA Y ESPAÑA
EL PUENTE CELESTE DEL CERDO ENTRE CHINA Y ESPAÑA

En enero de 2018, leíamos la noticia de que “El aeropuerto de Zaragoza cierra un año «histórico» en mercancías. El año 2017 se cerró en el aeropuerto de Zaragoza alcanzando un «récord histórico» en el transporte de mercancías. La tercera pista más importante en España esperaba un buen resultado en un ejercicio en el que durante varios meses se ha estado superando a El Prat, segundo en el ránking nacional, pero el balance, según los datos oficiales publicados ayer por Aeropuertos españoles y Navegación Aérea (Aena) son incontestables: más de 142.000 toneladas movidas, un 29,1% más que hace un año y el doble que hace solo cuatro” Ver enlace de la noticia.

Nosotros nos preguntamos cual era el misterio de este aumento de exportaciones, dado que nadie nos comunicaba la base del llamado éxito operativo de tan fenomenal movimiento de mercaderías. Sabiendo que son el transporte de los alimentos, la principal base del transporte mundial debimos analizar las primeras compañías de transporte aéreo que salen del aeropuerto de Zaragoza. Supervisándolas  uno descubre que las principales compañías tienen que ver con la dependencia de vuelos hacia China y Asia. Como las ligadas al mundo islámico poco tienen que ver con la materia que queremos tratar, supusimos que era el cerdo con el puente celestial entre China y España, las causas de tal trasiego. Sin desechar, el menor valor del transporte de pescado entre el Congo, Sur de Africa y Zaragoza.

Al final de una larga indagatoria, repasamos archivos y vimos que en el año 2014, habíamos publicado en Facebook esta noticia procedente de Francia, en el que se nos comentaba que China se enfrentaba a su peor marea de algas verdes, que tan sólo se recordaba en Bretaña, por la alta densidad de ganadería porcina.Y que ha costado muchos años de afrontar. Estamos abocados a sufrir los impactos ambientales y de salud para las ciudadanos de Aragón, para mantener el puente celeste con la ciudad feliz (Sanghai)? Veamos las noticias del 2014.

China se enfrentaba a su peor marea de algas verdes

(5 de julio de 2013. http://ecologie.blog.lemonde.fr/2013/07/05/la-chine-confrontee-a-sa-pire-maree-dalgues-vertes/)

China es el país del mundo que más carne de cerdo consume en el mundo. El origen del cerdo en las aldeas rurales chinas, tenía que ver con su sabio papel reciclador tradicional  y la alta ecoeficiencia en el tratamiento de los residuos familiares, del país más poblado de la tierra. Pero la población china comenzó a desplazarse  las ciudades, por lo que la producción de cerdo debió hacerse de forma industrial. Para satisfacer este objetivo copiaron el modelo americano de la Monsanto, de generar unos piensos basados en la tradicional planta de soja combinada con maiz, base del partenariado que hibo entre Monsanto y Cargill. No podemos olvidar que la soja es originaria de este país asiático.

China ha tomado en los últimos años unas decisiones precipitadas en esta materia, por lo que calificaremos sus posiciones de altamente volátiles. Junto a una empresa mejicana, compraron la empresa americana Smithfield, accionista mayoritario de Campofrío. Posteriormente desinvirtieron en esa empresa y ChemChina apostó por comprar la compañía suizoamericana Syngenta, epecialista en productos químicos, transgenia, semillas, farmacopea, buscando un camino propio para el futuro de China. Nacía una de las 3 grandes mundiales de este sector. (Monsanto-Bayer;  Chemchina-Syngenta; Dow Chemical-Dupont). Entre estas 3 compañías controlan el 60% del futuro de la base productiva alimentaria del mundo (productos químicos y semillas). Este oligopolio pone en jaque a la humanidad, en cuanto a las fuentes de proteína y base energética alimentaria, se refiere.

Actualmente China se ha enfrentado con la política autárquica del presidente Trump y ha debido imponer aranceles a la importación de  soja de EEUU. De esta forma trata de resarcirse de las perdidas arancelrias que EEUU ha impuesto a los productos chinos. Pero China cuenta con una amplia base productiva en Brasil y Argentina, de la mano de la alemana Bayer, que ha decidido comprar Monsanto, pensando en uno de los mayores mercados ascendentes de proteína industrializada. Una base proteica que nosotros rechazamos para España y el Sur de Europa, apostando por aumentar el consumo de leguminosas y legumbres, la ganadería extensiva y de montaña y la pesca sostenible. El que la soja sea transgénica o no, y que se produzca con al agente probablemente cancerígeno del glifosato, deforestando la amazonía y asolando las pampas, no parece importar en demasía a los dirigentes chinos, ante los volúmenes poblacionales que tiene que atender diariamente en este desarrollo acelerado que se ha impuesto el gigante asiático.

China podría enviar la soja de América del Sur directamente a su país. Y producir en su territorio los piensos y luego producir sus propios cerdos, gastando menos Gases de Efecto Inernadero (GEI) en el transporte. También podría producir el cerdo en Brasil y Argentina. Pero allá hay una una tradición más ganadera de rumiantes que de animales monogástricos. Y parece ser que el imaginario del jamón y embutidos de un país semiárido, como el nuestro, propenso a la carne más seca y con voluntad de recibir las deyecciones de estas ganaderías, han sido la causa del actual trasiego. La otra clave es la proximidad de España de la base biotecnológica de la industria alemana y holandesa. Recordemos que Barcelona iba a ser la capital de la farmacopea europea, pero a los holandeses no les ha quedado otra que truncar sus planes ante el ascenso independentista de Cataluña y y ser ellos los que se quedaran con la capitalidad europea de los fármacos. Una industria que factura miles de millones de euros y que como Bayer son capaces de dar la vida con su aspirina o segar la vida de millones de personas en campos de exterminio del regiomen nacionalsocialista alemán. Lo que está claro es que quieren ganar dinero, haciendo negocios donde haga falta, para mayor gloria del cerdo como rey de la granja orwelliana. Y dicho y hecho, España y Aragón se han visto situados en la cabeza de decisiones que para nada son decisiones del Sr. Lambán, como presidente del ejecutivo aragonés.

Así que las grandes productoras de cerdo de Cataluña, ante la saturación del Prat están balanceando la producción hacia Aragón, hasta colocar sus bases productivas y de mataderos, cerca del aeropuerto de Zaragoza. Los chinos están contentos porque no sufren la eutrofización (muerte o alteración de la cadena de la vida) en los suelos y  aguas chinas. Los de la alemana Bayer también, obteniendo beneficios de la produccion transgénica americana con un glifosato que no se quiere para Europa . El aeropuerto de Zaragoza y Mercazaragoza, les encanta por sus puentes celestes que hacen volar a peces, gallinas  y cerdos. Los integradores holandeses como Nutreco y otros, se frotan las manos con el dominio tecnológico alimentario. Los granjeros y el gobierno de Aragón, parecen también entiusiasmados con el nuevo puente celeste que revitaliza el papel de los mataderos y granjas. Como antes que explotara la burbuja especulativa inmobiliaria, todo el mundo parecía estar feliz en mantener mi querida Shanghai (Lit: s0bre el mar). Unas ciudades que como San Petersburgo o Petrogrado, no dejan de  fascinarme en sus intentos de cambiar el rumbo de la historia humana.

Donde está pues el problema?

El problema está en que Sanhai está sobre el mar. Y que el agua que recoge los efluentes de la actividad ganadera, se vierten en los acuíferos, concentrando los dañinos nitratos y nitritos,  o se vierten al mar con el consiguiente crecimiento de algas y lo que ello representa. Ante la intensidad ganadera, se pensó alguna vez que las algas eran un mal restringido a la costa bretona . Pero de hecho, las famosas algas verdes han abundado también en las playas de la ciudad de Qingdao, provincia de Shandong en China. El fenómeno, que se produjo en siete años allí, hizo que en el año 2014 la escala se situara en dos veces más que el anterior récord en 2008 – que ha convertido el mar en un color amarillento verdoso a verde. El famoso mar amarillo pasó a verde cerca de las costas de Shanghai a 700 km y a la distancia de 700 kms de Pekín. Nada menos que entre las dos ciudades más importantes del tigre asiático.

Según las autoridades, las algas chinas – conocidas como Enteromorpha prolifera  – no son tóxicas. Peo producen un mal olor, que no parece disuadir a los turistas a nadar o jugar voleibol de playa.  Pero Las autoridades locales, son menos entusiastas acerca de este “mar de ensaladas”, como los chinos lo llaman. En el año 2014 calificaron la situación como un “desastre a gran escala” , lo que provocó el envío de cientos de barcos y excavadoras para limpiar las aguas de Qingdao, famosa por su cerveza y sus playas, dice el New York Times . En un solo lunes, los trabajadores y voluntarios habían eliminado 20.000 toneladas de algas para convertirlos en alimento para animales. Los efectos de estas algas han sido expuestos en el estudio científico de impacto en los medios marinos y la acuicultura realizados, a partir de este imponente desarrollo.

Al igual que en Francia, estas algas necesitan para crecer una temperatura suave, aguas poco profundas y los nutrientes anteriores, están en el contenido de nitrógeno y fósforo en los fertilizantes orgánicos – que desembocan en agua. Pero en el caso de China, las algas también podría ser alimentadas por la contaminación industrial.

“La proliferación de algas verdes a menudo provienen de una descarga masiva de fosfatos o nitratos en el agua, ya sea debido a la agricultura, las aguas residuales crudas o fábrica rechaza sus aguas residuales dice Brenda,Parker, un investigador especializado en la Universidad de Cambridge en el tem de algas, entrevistado por el periódico The Guardian . La reciente explosión de algas hace hincapié en un cambio radical a nivel de los ecosistemas que, probablemente, no es natural. “

En ese momento, las algas amenazaron incluso las pruebas de vela de los Juegos Olímpicos de Beijing, organizados en torno a Qingdao. Diez mil hombres fueron desplegados. Costo de construcción: 23 millones de euros y 77 millones de pérdidas adicionales para las granjas vecinas. Y además estas algas son perjudiciales para el medio ambiente: el espesor de la superficie de la capa puede alterar radicalmente la composición del ecosistema subacuático, evitando la luz solar que entra en el océano y la absorción de oxígeno de agua para la vida marina. Una vida que es enorme en el Mar Amarillo.

El desplazamiento del problema a Aragón y Cataluña, preocupa por su incidencia que ahora podría tener  la propagación masiva de la ganadería porcina en el sistema fluvial del Ebro. Un sistema que ya conoce un ecocidio que nadie parece querer reparar, pese al daño inflingido por la empresa alemana Inquinosa en Sabiñánigo, dentro del río Gállego, afluente del Ebro (el mayor río de España).  Un daño que se produjo por una empresa que fabricaba un pesticida agrario (el lindano o hexaclorociclohexano) y cuya vida se mantuvo intacta, pese a las denuncias de muchas organizaciones, antes de que se prohibiera definitivamente. El argumento fue el mismo: Daba puestos de trabajo!!. Mientras tanto hoy nadie está en la cárcel y parece no pasar nada, ante el desastre del río gállego. Un río que cuando llueve, eleva la capa de los acuíferos donde el lindano está masivamente confinado. El presupuesto para descontaminar ese acuífero es superior a loos 150 millones de euros y el jefe del ejecutivo aragonés parece no atender este problema con la misma premura que ahora atiende a los productores del cerdo y sus enormes deyecciones en el Valle del principal río de España. Parece ser que la recompensa por tan obediente comportamiento ha sido el de llevar a Ejea, antigua tierra de ganado ovino, de la que fue su alcalde, operaciones tecnológicas como las de Magapor. (Ver foto en la que aparecen dirigentes chinos, en la empresa que promovieran los hermanos Mena de esa localidad) 

No vamos a quedarnos quietos

Hubo un día en el que los aragoneses y los pueblos del Ebro se levantaron contra el famoso trasvase del Ebro. El movimiento alternativo ganó la batalla. Hoy quizás debamos levantarnos en defensa de la calidad de un río que arrastra todas las maldades al mar. Con la naturaleza no se juega y los que quieren enriquecerse o jugar a poderosos a corto plazo, deben saber que la paciencia si tiene un limite. Lo mismo que el equilibrio entre lo poco y lo mucho. Y ese límite lo ponen las gentes honestas que quieren disfrutrar de la calidad de vida de su territorio y son importunados por una minoría dispuesta a creerse cuentos chinos, que no entienden en su contenido parabólico.

Los puentes celestes de las películas chinas, tienene un profundo contenido simbólico. Y en el año 2017, SlowFood celebró en China su Congreso mundial. El mensaje está claro. China debe buscar su camino proteico de forma diversificada y diferenciada del modelo occidental. Y lo que no puede, ni debe hacerse, es permitir sobrevivir a sus retos, a costa de un mundo hispano que traga en Sudamérica el glifosato de Bayer o la deyección de sus purines en España, explotando además a una mano de obras en la producción logística o los mataderos. Los que tuvimos que leer en nuestra juventud al Dr. Sun Yat Sen o a los dirigentes chinos de aquellos años del Berkeley 64 o París del 68, pedimos a los dirigentes chinos, entrar a negociar un futuro compartido sostenible. Evitando que se juegue con el futuro del mundo hispano con este modelo de producción ganadera en el que el cerdo resulta ser el rey de la granja orwelliana. El resto de los animales de la granja ya reclaman poner fin a los guardianes de este orden, que suena a vísperas de un desstre ambiental o de una profunda virosis porcina derivada de la alta concentración ganadera con unas razas excesivamente homogéneas en el flanco nororiental de España. La crisis inmobiliaria nos la hicieron pagar a todos los españoles. Que nadie espere que haya ahora solidaridad con los ganaderos del porcino, si se desatan problemas como los de EEUU que están provocando un quebradero de cabeza. Nos referimos a la Diarrea epidémica porcina, cuyo coronavirus es de origen europeo. Más arriba de Ejea de los Caballeros está Petilla de Aragón, pueblo donde naciera Santiago Ramón y Cajal. La medicina ha dado grandes maestros en España. Y el último de ellos, José María Ordovás  nos ha enseñado que la interacción hombre medio es fundamental en el desarrollo de  las enfermedades. Y es que con la naturaleza no se juega!!

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse