El nuevo etiquetado nutricional entra oficialmente en vigor

El nuevo etiquetado nutricional entra oficialmente en vigor
El nuevo etiquetado nutricional entra oficialmente en vigor

Hoy es día 13 de diciembre de 2016. Aparentemente no parece un día especial excepto para los supersticiosos – sí, es martes y trece –, pero, la verdad es hoy es un día muy importante para los productos alimentarios que consumimos, pues hoy entra en vigor de forma obligatoria el etiquetado nutricional que ya anunciaba el Reglamento (UE) No 1169/2011 de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor.

Este Reglamento es obligatorio para todos aquellos productos alimenticios envasados. Sin embargo, no lo es para:

  • Los alimentos que se venden sin envasar, incluyendo los suministrados por las colectividades – aunque estos alimentos suministrados en colectividades pueden facilitar la información sobre el valor energético y el contenido de grasas, grasas saturadas, azúcares y sal (por favor, continúa leyendo para ver los requisitos obligatorios en materia de etiquetado nutricional),
  • los envasados por los titulares del comercio al por menor para su venta inmediata en el establecimiento o establecimientos de su propiedad,
  • los productos elaborados artesanalmente y suministrados por el fabricante en pequeñas cantidades al consumidor final o a establecimientos minoristas, locales para la venta directa al consumidor, y
  • las bebidas alcohólicas que contengan más del 1,2% en volumen de alcohol.

De forma obligatoria, el Reglamento establece el etiquetado del valor energético (en kcal and kJ), y el contenido de las grasas, las grasas saturadas, los hidratos de carbono, los azúcares, las proteínas y la sal. El etiquetado se podrá complementar de forma voluntaria con otros hidratos de carbono (polialcoholes, almidón), fibra alimentaria, grasas (ácidos grasos monoinstaurados y poliinstaurados), así como las vitaminas y minerales que estén presentes en cantidades significativas (≥ 15 % CDR).

Además, esta información nutricional se referirá a 100g o 100 ml de producto para poder comparar más fácilmente, aunque se puede expresar voluntariamente por porción o por unidad de consumo, a condición de que la unidad o porción que se utilice, se exprese cuantitativamente en la etiqueta y se indique el número de porciones o de unidades que contiene el envase.

Todos estos elementos estarán agrupados en un mismo lugar de forma tabular y con las cifras en columna (si el espacio lo permite) y sino en forma lineal. De igual manera, la nueva regulación permite la utilización de otras formas de expresión (pictogramas o símbolos, como el sistema de semáforos), siempre y cuando cumplan con ciertos criterios, por ejemplo, que sean comprensibles para los consumidores y que no se creen obstáculos a la libre circulación de mercancías.

Este sistema de semáforos ha creado mucha controversia en los últimos años, tal y como señalaba el artículo del País ¿Qué estamos comiendo? Y es que pienso que todavía falta más educación al consumidor y más esfuerzos para reducir las intrusiones poco sanas en la vida de la gente que se encuentran en la publicidad de nuestras calles, revistas y periódicos, programas de televisión y radio, internet y redes sociales, o eventos deportivos. En este sentido, los gobiernos también deberían ser más restrictivos y seguir las buenas iniciativas que algunos países están realizando al prohibir los envases con dibujos animados (como ha anunciado recientemente Países Bajos), aplicar tasas a las bebidas azucaradas (como México, Francia y algunos estados de Estados Unidos ya han hecho) o cambiar el enfoque nutricional a través de las guías o recomendaciones dietéticas, como Brasil o Suecia.

Las decisiones de compra que realizamos nunca han influenciado tanto nuestro sistema de producción y su impacto en nuestro medioambiente, economía y salud. Por esa razón, ahora el debate está en si verdaderamente el producto saludable que estamos comprando, es social y medioambiental sostenible y si también deberíamos etiquetar los productos con su huella de carbono e hídrica. Como digo esto es algo que aún está en discusión, pero de momento quién no se esconde es nuestra amiga caloría – la misma cuyo exceso está causando la actual pandemia de obesidad.

 

Suscríbete a nuestra Newsletter -->

Infórmate