DOS AÑOS DE EXISTENCIA DE LA MENSA CIVICA

DOS AÑOS DE EXISTENCIA DE LA MENSA CIVICA
DOS AÑOS DE EXISTENCIA DE LA MENSA CIVICA

Dicen los japoneses que la evaluacion de un proyecto se debe realizar tras cinco años de experimentación práctica. Somos los aragoneses una tierra de cabezudos (parecidos a los tercos gascones, con los que colindamos tras los Pirineos). Pero aun con eso, es raro que nos hablen de de un plazo tan largo, en un país en el que estamos acostumbrados al regate corto y al éxito facil como norma de conducta. La pasión futbolística con la que nos educan todas las semanas en los medios de comunicación, sería el reflejo de esa cultura. (Los españoles somos un grupo ciclotímico, poco dados a la racionalidad). Y pese a que el cesped de los campos de futbol es verde, cuesta mucho convencer a los directivos de este país, que cuando hablamos de nuestra casa, debemos saber si económicamente es consistente y cualificada y si es sostenible (ecológica) desde el punto de vista de la naturaleza y el medio ambiente que nos rodea y que incide en nuestras vidas como si fuera un boomerang. La responsabilidad individual y colectiva dista mucho de la ejercida en los países nórdicos de nuestra Unión Europea. Pero España, como decía Galileo, sin embargo se mueve.

Accedimos a la Unión Europea para expandir los negocios, sin comprender que la conciencia europeista partía de la necesidad de superar un siglo en el que los nacionalismos extremos llevaron a la tumba a millones de muertos y dejaron deshonrado a todo nuestro continente. Así pues y como introducción a este primer balance sirva decir que nuestro punto de vista y nuestra acción está ligada a la construcción de una Europa más democrática, donde los principios de cohesión social, formación, innovación, inclusión y sostenibilidad forman parte de los valores intrínsecamente comunitarios. Y por eso nuestra Mensa Cívica está enmarcada dentro del espíritu de una alianza europea para una restauración colectiva sostenible, como indicador de nuestras relaciones entre alimento y medio ambiente. Y si bien es cierto que tenemos nuestras propias divergencias con la Comisión y otros interlocutores europeos, estamos empeñados en comprender que una política alimentaria como la planteada en los años 50, no puede virar de forma utópica sólo con imaginarla. Y mucho menos cuando la producción de la base alimentaria europea está regida por una Política Agraria Común de la que sólo participa un 3% de nuestra población activa.

La población se concentra en las ciudades y la agricultura mecanizada y la agroindustria se ha generado por un proceso lento de destrucción de una base productora en un medio rural, fuetemente descompensado con el urbano. Hoy, grandes producciones de alimentos, provienen de esta agricultura homogénea y mecanizada y de los mercados internacionales de materias primas, donde no siempre existen los mismos requerimientos sociales y ambientales que en Europa. La globalización, así entendida, no se entiende como una riqueza cultural y de biodiversidad. Se entiende como la base de unas grandes economías de escala en los que se asienta el sistema Low Cost de los sistemas alimentarios cuyos poderes escapan de la mano de una mejor gobernanza mundial de los recursos naturales y permita un desarrollo armónico entre el campo y la ciudad.

En el año 2016 nos constituimos y más de una treintena de organizaciones y profesionales nos pusimos a trabajar en un proyecto que ya habíamos formulado en la Expo H2O del 2008 del agua en Zaragoza. Una Expo que se centró en la problemática del agua, que en España está levantando hoy grandes dolores de cabeza, por los efectos del cambio climático, que aun se sigue negando en amplios sectores de la sociedad española, imitando a los negacionistas que se encumbran en el actual poder del petróleo. La cumbre del cambio climático y la Expo de Milán del año 2015 y las indicaciones europeas de los años 2012 al 2014, de que debíamos comenzar a trabajar sobre la problemática de alimentación y su relación con el medio ambiente, fue el desencadenante de la constitución de la Mensa Cívica. Una organización de la sociedad civil, no vinculada a las administraciones públicas que quería seguir el ejemplo de organizaciones como la inglesa Food For Life Partnership, la Agencia Sueca de Alimentos y otras iniciativas europeas en Francia, Dinamarca, Italia, Alemania, con sesgos más locales y menos cohesionados, pero de una gran profundidad.

En este corto espacio de tiempo, en el que ni tan siquiera hemos pasado el ecuador del plazo de cinco años, podemos visualizar los siguientes aspectos positivos generales de la acción incipiente de la Mensa Cívica:

  • Consolidación y crecimiento de los cuatro espacios de los actores de la Mensa Cívica (Empresas de comida colectiva, productores y logística, entidades sociales y profesionales ligados a la alimentación). En la actualidad ya estamos creciendo hacia los 70 socios, ampliando nuestra base territorial de acción (Andalucía, Aragón, Cataluña, Comunidad de Valencia, Extremadura, Madrid, Castilla-León, Cantabria, Galicia) y nuestra diversificación en nuevos sectores de la comida colectiva (hospitales, centros sociales, empresas).
  • Interactuación con otros aspectos de la alimentación (Salud, Cultura, Sociabilidad, Conservación) y colectivos que trabajan en estos aspectos sectoriales, intercambiando conocimientos, experiencias y puntos de vista prácticos.
  • Desarrollo de buenas prácticas y experiencias en la comida colectiva y en el desarrollo de una nueva base productiva estable que permita acometer la comida colectiva sostenible de una forma regular.
  • Trabajo previo para el lanzamiento de titulaciones relativas a la formación y cualificación de las empresas, las administraciones  públicas, las entidades sociales y los colectivos profesionales donde se incida en los aspectos ambientales de los sistemas alimentarios. (La cualificación de los monitores escolares y la formación de cuadros universitarios en materia de sistemas alimentarios y sostenibilidad, forma parte de este objetivo inicial que deseamos tenga una visión europea.)
  • Negociación con la Unión Europea, para el desarrollo del Pliego de Compras Verdes y la puesta en marcha de las  nuevas directivas de contratación pública sobre los sistemas de provisión de alimentos y servicios de comida a las colectividades, que contengan criterios de sostenibilidad.
  • Fomento del consumo interno de alimentos ecológicos producidos en el territorio español, que paradójicamente es el país con mayor superficie productiva de Europa en esta materia y de los colistas en el consumo de alimentos ecológicos/cápita.
  • Fomento del conocimiento de los alimentos producidos en ecosistemas singulares (Productos de montaña, zonas de conservación de hábitats, pesca artesanal en el litoral), al objeto de conocer la existencia de estos ecosistemas y defender su capacidad de resiliencia.
  • Campañas en favor de una dieta más verde y sostenible con el apoyo al consumo de legumbres del país, que son biodiversas, muy enraizadas en nuestra cultura, favorecen el verdeo de la PAC y mitigan el cambio climático sobrevenido de un apoyo a una dieta hiperproteica derivada de una intensificación ganadera y acuícola, excesivamente medicada y con base alimentaria en la soja OGM+Glifosato producida en el continente americano con bases productivas no sostenibles (eutrofización agua, deforestación, pérdida de vida en el suelo, pérdida masiva de biodiversidad).
  • Relaciones con los colectivos que trabajan para la defensa del agua de calidad en España, evitando su sobreexplotación y fomentando el conocimiento de los ecosistemas de zonas semiráridas y áridas, que promuevan un desarrollo rural equilibrado, que favorezca la mitigación del cambio climático.
  • Relaciones con colectivos que promueven la defensa de la Biodiversidad y promueven una PAC más sostenible y de apoyo a los productores que viven y trabajan en el medio rural, con orientación hacia la sostenibilidad agroalimentaria.
  • Promover la creación de una mesa de la sociedad civil que plantee a las administraciones públicas el accseso de los jóvenes a la tierra con una orientación agroecológica y apoyo a la producción de alimentos en fresco y de transformación de los mismos, orientados a la innovación, la cooperación y la sostenibilidad..
  • Inicial trabajo orientado a las cooperativas agrarias de España para que unan su punto de vista social al de la sostenibilidad alimentaria.
  • Apoyo mutuo entre los agentes que contribuyen en campos no alimentarios a la defensa de los sistemas alimentarios sostenibles (energías alternativas, economía del hidrógeno, detergentes y líquidos de limpieza con ecolabel, packs y utensilios reciclables, compostaje orgánico, innovación de nuevos productos de la economía circular.)

No queremos ser exhaustivos en los puntos que hemos iniciado, pero somos conscientes de que ha llegado la hora de iniciar una mayor ofensiva para fortalecer nuestras filas y tener un mayor papel institucional y de relaciónla sociedad y con aquellas fuerzas políticas que en el Parlamento Europeo y de los diferentes parlamentos de España, están por la labor de un cambio hacia una economía orientada hacia la calidad y la sostenibilidad, que promueva un acercamiento de España a una Europa en el que los principios que la fundamentan, son favorables hacia la innovación, la calidad, la cohesión social y la sostenibilidad. Unos valores que sitúan a la Unión Europea de ser el adalid mundial de esos principios, frente a los actuales huracanes de integrismo y marcha atrás hacia tiempos remotos en los que la felicidad de algunas naciones era más que cuestionable. Algo que Europa ya experimentó en carne propia, y que nos hace ser más escépticos con los partidarios de un romanticismo que no tiene sentido integrador, sino destructivo, obstruccionista y demoledor. La construcción de un sistema alimentario más sostenible debe pues asumir los retos del futuro sabiendo que el presente ha sido producto de soluciones que nos han planteado nuevas preguntas y que deben contener nuevas respuestas. En los momentos de crisis, si se que se deben hacer mudanzas.

Suscríbete a nuestra Newsletter -->

Infórmate