Consume legumbres: son sanas y sostenibles

Consume legumbres: son sanas y sostenibles
Consume legumbres: son sanas y sostenibles

En español, tenemos un dicho: «Lentejas, si quieres las comes y si no las dejas».

 

El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) sobre el calentamiento global de 1.5ºC destaca la necesidad de cambiar la demanda de los consumidores hacia dietas más saludables, especialmente en lo que se refiere a carnes rojas y procesadas que están asociadas con problemas de salud como la obesidad, la diabetes y la hipertensión. La producción de estos productos animales contribuye al cambio climático y la degradación ambiental, como la pérdida de ecosistemas y la eutrofización.

Por lo tanto, la reducción del consumo de proteínas animales debe considerarse una de las medidas más efectivas para minimizar los impactos ambientales de los alimentos y promover el crecimiento económico y la salud pública. Si bien el consumo de carne puede ser un tema ético y un comportamiento dietético difícil de cambiar, esta tendencia está atrayendo mucha atención. Recientemente en Europa, tanto Portugal como Francia han aprobado leyes que obligan a los comedores públicos a ofrecer al menos una comida vegetariana por semana. Se supone que las comidas vegetarianas se implementan fácilmente, ya que la carne es solo una parte constitutiva de los platos. Para ello, los productores, las empresas, la sociedad civil y los gobiernos deben trabajar juntos para alentar la producción y el consumo de alimentos sostenibles.

La reducción del consumo de proteínas animales debe considerarse una de las medidas más efectivas para minimizar los impactos ambientales de los alimentos y promover el crecimiento económico y la salud pública.

Mientras que las nuevas tecnologías están trabajando para crear productos que se asemejan a la carne a partir de proteínas vegetales o cultivar carne directamente; yo personalmente abogo por un mayor consumo de verduras, frutas y legumbres. Las instituciones públicas, como escuelas, universidades o centros de salud deberían promover un mayor número de dietas basadas en alimentos de origen vegetal e invertir directamente en ellas a través de sus compras, así como aumentar la conciencia pública a través de campañas de información y educación, como la que realizó  Mensa Cívica por tercer año el pasado mes de noviembre.

Esta campaña, Consume legumbres: son sanas y sostenibles, está dirigida a instituciones públicas, y este año alentaron a más de 100,000 personas a comer legumbres de mayor calidad, como aquellas con Denominación de Origen Protegida (DOP), Indicación Geográfica Protegida (IGP), y/o con certificaciones de agricultura ecológica o de montaña. Las legumbres tienen muchos beneficios ambientales: desempeñan un papel positivo en el ciclo del nitrógeno; requieren poca agua, lo que las hace un aliado clave para combatir el cambio climático; generan pocos residuos y mejoran la biodiversidad.

Los beneficios nutricionales de las legumbres también incluyen:

  • Contienen una elevada cantidad de proteína (20-25%). Sin embargo, las proteínas de las leguminosas no son completas, ya que tienen un bajo nivel de aminoácidos azufrados (como la metionina y  cisteína) que se adquieren y complementan cuando las legumbres se combinan con cereales como el arroz, el maíz, el trigo, etc.
  • Suponen un aporte moderado de hidratos de carbono de absorción lenta, lo que conlleva un índice glucémico bajo. Además, son una fuente de fibra (entre un 5-15% de su peso), la cual contribuye a mantener los niveles de colesterol y glucosa en sangre y favorece el buen funcionamiento del sistema digestivo.
  • El contenido en grasa de las legumbres es muy bajo (1-2%), y de tipo insaturado, convirtiéndolas en cardiosaludables.
  • Son una importante fuente de vitaminas del grupo B, como la niacina (B3) y folatos, y de minerales como el hierro, el fósforo, magnesio, zinc y calcio, necesarios para un buen funcionamiento metabólico.
  • Están exentas de gluten,por lo que las hace indispensables en personas con celiaquía.

En la reciente publicación de HCWH Europa, Guías alimentarias de origen vegetal para el cuidado de la salud, se demuestra que los hospitales y centros socio-sanitarios, como importantes proveedores de alimentos, están cambiando la forma en que piensan sobre los alimentos. Algunos establecimientos en el sector sanitario europeo están trabajando para aumentar el consumo de productos de origen vegetal de los pacientes, demostrando que no solo se puede reducir los costos relacionados con el ingreso hospitalario y la mortalidad, sino también mejorar la salud de la población, aumentando la esperanza y la calidad de vida.

Cinco hospitales españoles se han unido a esta III campaña de legumbres, promoviendo actividades educativas y con beneficios para la salud de los pacientes, su población y el medio ambiente.

El Hospital Universitario Regional de Málaga, promueve una dieta que combina alimentos tanto vegetales como animales, sirviendo platos con garbanzos y lentejas. Para ellos es importante que su menú de 2-3 platos a la semana a base de legumbres sea visible para el público, con el fin de crear conciencia entre los empleados sobre el origen de los alimentos que cocinan.

El Hospital San Pedro en Logroño, junto con la Clínica del Hospital General de La Rioja y el Centro de Salud Albelda, sirven alubias y garbanzos con verduras dos veces por semana. Les gusta destacar que las legumbres son uno de los legados más importantes de la dieta mediterránea. Ruth Lopez de Dicastillo, Bromatóloga del hospital San Pedro dice: «Las legumbres son alimentos muy interesantes desde el punto de vista de la salud, dado su valor nutricional y ambiental. Además, las legumbres son parte de nuestra cultura«.

En mayo de 2018, el grupo de centros de salud también llevó a cabo una campaña para informar a los pacientes y al personal sobre la importancia de las legumbres en nuestra dieta, que incluyó una degustación de las alubias “Caparrón de Castañares”.

El hospital de Guadarrama en Madrid también sirve regularmente legumbres dos veces por semana y a menudo también sirven guisantes. Incluso los pacientes con disfagia son en su mayoría capaces de comer legumbres trituradas.

El Hospital Universitario Germans Trias i Pujol en Badalona y el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela también se unieron a la campaña como parte de su estrategia de alimentación sostenible.

Estos pequeños (pero significativos) pasos hacia el logro de un futuro sostenible dentro del sector de la salud y otras instituciones públicas han atraído la atención de diversos responsables políticos y medios de comunicación en España. Igualmente, recientemente la UE publicó un informe que describe una serie de instrumentos políticos y propuestas que pueden ayudar a resaltar el potencial medioambiental, sanitario y económico de las proteínas vegetales en la UE.

Estamos deseando ver lo que viene después, pero está claro que consumir más fuentes de proteínas vegetal tendrá un papel clave en la promoción de dietas más sostenibles (dentro y fuera del sector de la salud). Comer más legumbres, frutos secos y semillas también ayudará a reducir las cargas ambientales y de salud a las que nos enfrentamos actualmente.

Y tú, ¿estás listo para incluir legumbres como parte de tu dieta? ¡Yo, definitivamente, sí!

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse