¿Cómo debe actuar el gobierno de España en respuesta al nuevo informe del IPCC?

¿Cómo debe actuar el gobierno de España en respuesta al nuevo informe del IPCC?
¿Cómo debe actuar el gobierno de España en respuesta al nuevo informe del IPCC?

El nuevo Informe de Evaluación del Panel de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), publicado hace unos días, advierte que la crisis climática se intensificará a menos que se logren recortes radicales en las emisiones de gases de efecto invernadero en esta década.

El informe es el trabajo de más de 200 científicos y se basa en miles de estudios para pintar una imagen clara y contundente del calentamiento global. A menos de tres meses de la conferencia COP26 en Glasgow, el mensaje a los líderes políticos es claro. Actúa ahora, mientras aún hay tiempo.

¿Cómo ha contribuido la acción humana al cambio climático?
El informe encuentra que el clima ya ha sido transformado irremediablemente por la actividad humana. Estas transformaciones han hecho que los fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones y sequías, sean más frecuentes y graves. La combustión de combustibles fósiles, junto con la deforestación y el cambio de uso de la tierra, ha elevado los niveles de dióxido de carbono a una concentración atmosférica más alta que en cualquier momento en los últimos dos millones de años, mientras que los niveles de metano y óxido nitroso son más altos que en cualquier otro momento en al menos 800.000 años.

El clima en el que surgió y floreció la civilización humana ya es cosa del pasado, y vivimos en un mundo nuevo y cada vez más peligroso. El peligro se intensificará a menos que se tomen medidas radicales. El informe dice que las temperaturas globales continuarán aumentando en los próximos años y probablemente cruzarán el umbral de 1,5 ° C establecido en el Acuerdo de París en las próximas dos décadas, antes de pasar de 2° C entre 2040 y 2060. Estos aumentos de temperatura no son inevitables, pero las contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN) presentadas por las naciones a través del Acuerdo de París siguen siendo insuficientes para aplanar la curva, y se nos está acabando el tiempo. 

Además, por primera vez, el informe dedica un capítulo entero al metano, que, en caso de reducir su presencia en el medio ambiente, nos ofrecería beneficios inmediatos en cuanto a esta crisis climática y nuestra salud. La contaminación del metano está causada por la producción de combustibles fósiles, la agricultura, la ganadería y otras actividades es responsable de más de la cuarta parte del calentamiento global que experimentamos hoy en día. Por ello, la reducción de forma sostenida del metano es clave para poder alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. 

Las predicciones del cambio climático hechas por los científicos han sido correctas durante décadas, pero han llevado a una acción limitada. 
En cierto sentido, el informe del IPCC contiene pocas sorpresas. Sabemos desde hace décadas que la quema de combustibles fósiles provocará cambios en el clima global. El informe analiza los modelos climáticos publicados durante los últimos cincuenta años y encuentra que, en general, han sido precisos al predecir el calentamiento global y sus impactos. Este último informe se basa en este legado y presenta una imagen clara e inquietante de la agitación climática de este siglo.

Pero así como tenemos una comprensión más clara y segura de los impactos inminentes de la crisis climática, también sabemos con mayor confianza que todavía hay tiempo para actuar y evitar lo peor. Basándose en múltiples líneas de evidencia, el IPCC concluye que si colectivamente logramos emisiones ‘netas cero’, es probable que el calentamiento global se detenga. Las proyecciones muestran que si reducimos las emisiones rápidamente en los próximos 10 años, especialmente en contaminantes de vida más corta como el metano, y llegamos a cero neto para 2050, todavía tenemos una buena posibilidad de limitar el calentamiento a 1,5 grados, o cerca de él.

Por tanto, la próxima década es crucial.
Las acciones que la humanidad tome a corto plazo para limitar las emisiones determinarán si vemos impactos crecientes y efectos acelerados a largo plazo, incluidos los circuitos de retroalimentación que podrían bloquearnos en un mayor calentamiento. Las políticas promulgadas por los gobiernos hoy moldearán el clima global durante los siglos venideros, y por eso hay que poner el foco de atención directamente en la próxima COP26.

¿Cómo puede el sector alimentario y agrícola de España desempeñar un papel en la reducción de las emisiones nacionales generales?

España ha aprobado recientemente la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que tiene entre sus objetivos facilitar la descarbonización de la economía española y promover la adaptación a los impactos del cambio climático, y está debatiendo el Plan Estratégico de la Política Agraria Común (PEPAC), así como otras reglamentaciones que serán claves para una agenda climática nacional audaz en la que la agricultura y la alimentación debe jugar un papel clave. Si tu también quieres demandar una PAC verde y justa, sigue este enlace.

Hace años, el estudio realizado por IDDRI, destacó los múltiples beneficios para el clima y la naturaleza que resultan de una transición a la agroecología, incluido el fin de la dependencia de los fertilizantes a base de combustibles fósiles y el fin de la deforestación importada y el uso de la tierra en la alimentación animal para el ganado industrial. sistemas. El fin de esos sistemas industriales también proporcionaría los recortes esenciales a las emisiones de metano de un número excesivo de ganado rumiante y proporcionaría el potencial para secuestrar carbono en suelos y árboles. Todo esto debe ir acompañado del apoyo del gobierno para ayudar a las personas a pasar a dietas más saludables y respetuosas con el clima, incluido un cambio hacia más proteínas vegetales y un enfoque en menos pero mejor carne.

¿Nuestros líderes políticos tienen el coraje de responder al informe del IPCC con una acción audaz y decisiva? Debemos exigir que lo hagan. El tiempo es corto y las posibilidades de evitar los peores impactos del cambio climático disminuyen día a día, pero no es demasiado tarde. En las próximas semanas y meses, estaremos presionando al gobierno para que responda, mientras mostramos el extraordinario trabajo de los agricultores y ganaderas orgánicas y agroecológicas, demostrando que otra manera de producción es posible; así como otras de otras maneras de consumir a través de la labor que realizan nuestros socios de cocinas autogestionadas y catering para servir productos de calidad, ecolocales, de temporada y saludables en diversos centros de restauración colectiva y social. Es imprescindible difundir las buenas prácticas que se están llevando a cabo en nuestro país para liderar y demostrar que el cambio es posible

Mensa Cívica es una asociación sin ánimo de lucro que agrupa a productores, empresas de restauración colectiva, entidades sociales y profesionales de la alimentación en España y tiene el objetivo de hacer sostenible la restauración colectiva en España y Europa, buscando un nuevo paradigma que integre la forma en la que nos alimentamos y la forma en que usamos la tierra y su impacto combinado en el clima, la naturaleza y nuestra salud. Manténgase al día con nuestro trabajo en redes sociales, subscribiéndose a nuestro boletín o asociándose a Mensa Cívica.

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse