¿Cómo afecta la logística a la sostenibilidad?

¿Cómo afecta la logística a la sostenibilidad?
¿Cómo afecta la logística a la sostenibilidad?

Zaragoza Logistics Center es un centro de excelencia en investigación y formación en logística y gestión de la cadena de suministro dependiente del Gobierno de Aragón, en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), y adscrito a la Universidad de Zaragoza. Se encarga principalmente de impartir formación a través de dos programas de máster, un programa de doctorado, formación ejecutiva y un área dedicada a la investigación en logística y la gestión de la cadena de suministro, en áreas específicas como la gestión de inventarios, finanzas,  colaboración horizontal o el transporte.

Susana Val, es una de las investigadoras del centro, su actividad se centra principalmente en nuevas políticas de desarrollo, innovaciones y modelados de zonas urbanas para la distribución de mercancías. La hemos entrevistado sobre cómo afecta la logística a la sostenibilidad y cuál es el papel del sector alimentario en todo ello.

¿Cómo es la red española de plataformas logísticas?

Zaragoza Logistics Center promovió hace unos años, junto al Ministerio de Industria, la creación de una plataforma tecnológica en logística. El objetivo era que fuese un nicho para las empresas con una relación directa o indirecta con la logística a nivel nacional. Dentro de esta plataforma se promovían proyectos y se elevaba la voz de las empresas en el ámbito de la logística para influir en las decisiones ministeriales en materia de investigación.

En cuando a la red física de plataformas logísticas en España se puede decir que hemos pasado de 0 a 100,  a nivel de cada Comunidad Autónoma se ha invertido en las creación de redes de transporte y comunicación y nodos logísticos y ha habido comunidades, como Aragón, en las que por su situación geoestratégica se ha creado una plataforma logística de un gran espectro. La de Aragón está considerada como la más grande de Europa y conjuga una terminal ferroviaria de mercancías, un aeropuerto próximo y un puerto seco de mercancías también en el entorno de la ciudad. En España ha habido varias localizaciones geográficas en que han propiciado que se creen esos nichos logísticos.

¿Cómo afecta este paso de 0 a 100 al medio ambiente?

El ámbito en el que yo trabajo de forma más próxima, el de los transportes, es el más perjudicial para el medio ambiente. Ahora bien, ha habido una gran concienciación en los últimos años, las políticas europeas nos dicen que tenemos que tender a la sostenibilidad. Mi investigación está muy ligada a proyectos de movilidad urbana y es cierto que cada vez se promueve más la sostenibilidad, métodos actuales que buscan no perjudicar al desarrollo y el futuro. En los últimos años se está tomando mayor conciencia y por nuestra parte hemos hecho eco de ello y estamos desarrollando proyectos relacionados con el ámbito sostenible.

¿Cuáles son estos proyectos?

Por ejemplo, realizamos un proyecto en colaboración con INCLAM, una empresa dedicada a la calidad del aire y del agua, que se denomina CO2 Logistics. Observamos cómo cada vez había más clientes del sector logístico a los que les pedían la medida de la huella de carbono en sus albaranes. Nosotros aportamos el conocimiento logístico que tiene ZLC y, aplicando las metodologías de medición de calidad del aire que tiene INCLAM, diseñamos una calculadora de emisiones de huella de carbono aplicada específicamente al sector logístico.

Hemos hecho varias iniciativas ligadas a cómo podemos facilitar a una empresa el cálculo de las emisiones logísticas, en todos los entornos, y a cómo mentalizar de qué es lo que se está emitiendo y qué emiten los competidores para tratar de lograr un entorno más sostenible.

Seguimos trabajando en este proyecto y también en el entorno urbano para tratar de encontrar soluciones sostenibles al transporte, en ZLC serían soluciones aplicadas fundamentalmente a la distribución de las mercancías en el entorno urbano.

Si nos centramos en las ciudades ¿cómo podemos hacer que la movilidad urbana sea más sostenible?

Casi todas las ciudades europeas se han movido bastante en este tema. La población tiende a concentrarse en las ciudades, hay mayor densidad de población y se hace necesario paliar los efectos del tráfico tanto en el transporte de mercancías como de pasajeros. Ha habido un gran impulso en los últimos años del transporte colectivo, pero sí es cierto que la parte de distribución de mercancías en la mayor parte de las ciudades todavía no está al mismo nivel de desarrollo. Cuesta implementar esta segunda parte en los planes de movilidad urbana sostenibles, hemos podido ver como cada vez hay más tranvías y más zonas peatonales pero sin embargo no se han tenido en cuenta los vehículos de mercancías que tienen que acceder para aprovisionar los comercios, los restaurantes, las cafeterías, los bares, las tiendas, los supermercados, etc. Hace falta un esfuerzo mayor para adaptar esos planes en todos los ámbitos.

¿Qué papel ocupa en esta problemática el sector alimentario?

En el entorno de las ciudades, ocupa un papel vital. Cuando hablamos de distribución de mercancías dentro de las ciudades hablamos de abastecer  supermercados, cafeterías, bares y restaurantes a diario (lo que llamamos sector HORECA), es un porcentaje mayoritario ya que la reposición de los productos no alimenticios en la mayor parte de los casos no es diaria.

ZLC en colaboración con ALIA, que es el Cluster Aragónes de Logística, y con el Ayuntamiento de Zaragoza hicimos para la ciudad un diagnóstico de cuál sería la situación de las mercancías dentro de la ciudad. A partir de ahí se han propuesto varias iniciativas, iniciativas como creación de centros de consolidación urbanos, discos horarios reserva de plazas de carga y descarga. Otras soluciones a nivel europeo van de la mano de iniciativas como la colaboración horizontal, de la optimización de la capacidad de los vehículos para la distribución dentro de las ciudades, ya que estamos hablando de que generalmente los vehículos van al 15% de su capacidad, o de hacer la distribución en horas valle, lo que significa que en lugar de hacerla en horas de mayor tráfico se hace a primera hora de la mañana o última de la noche. Habría que hacer cambios, sobre todo en relación al cambio de mentalidad, de la relación con los dueños de los establecimientos, etc. Otra medida sería permitir en esas horas valle la entrada de vehículos más grandes dentro de la ciudad, para minimizar el número de vehículos en la distribución, pero este tipo de medidas necesitan un cambio de la legislación vigente, están estrechamente relacionados.

Suscríbete a nuestra Newsletter -->

Infórmate