Análisis del informe la política de las proteínas: Es hora de empezar a hacer las preguntas correctas

Análisis del informe la política de las proteínas: Es hora de empezar a hacer las preguntas correctas
Análisis del informe la política de las proteínas: Es hora de empezar a hacer las preguntas correctas

En abril, el Panel Internacional de Expertos en Sistemas Alimentarios Sostenibles (IPES-Food, por sus siglas en inglés) publicó el informe Política de las Proteínas, en el que pide a los responsables políticos y consumidores redirigir el apoyo de las proteínas alternativas hacia los sistemas alimentarios locales y sostenibles.

Las proteínas alternativas se refiere a sustitutos de origen vegetal, también denominados «análogos» o «imitadores de la carne”, la carne/pescado/huevos/productos lácteos cultivados en laboratorio y alimentos proteicos a base de insectos. Este mercado que está creciendo aproximadamente un 20 % por año, y algunos analistas proyectan que los sustitutos de la carne alcanzarán ventas anuales de $28 mil millones para 2025.

Si bien las proteínas alternativas se comercializan como saludables y buenas para el planeta, el informe afirma que corren el riesgo de recrear los mismos problemas de nuestro sistema alimentario actual.  Por ejemplo, los productos altamente procesados como Impossible Burger y Beyond Burger obtienen sus ingredientes de monocultivos con uso intensivo de químicos (y, por lo tanto, de combustibles fósiles) que dañan la biodiversidad, mientras que la carne de laboratorio depende de procesos de fabricación de alta energía y, como señaló el IPCC, puede solo generar ahorros de GEI si los sistemas de energía están descarbonizados. Por tanto, permitir que este mercado de proteínas alternativas crezca pondría en riesgo la corporativización de los sistemas alimentarios, exacerbaría la dependencia de los combustibles fósiles, promovería los alimentos procesados en las dietas occidentales y dañaría los medios de vida de millones de productores en todo el mundo, según el informe.

Si bien las ocho afirmaciones que examina el informe se superponen, cada una presenta un conjunto distinto de argumentos y narrativas. La afirmación 1 es particularmente fundamental, ya que explica el sesgo «productivo» dominante en nuestros sistemas alimentarios y por qué tenemos un debate sobre «proteínas» en primer lugar. Las afirmaciones 2 y 3 se centran en supuestos problemas con la ganadería, la pesca y otros sistemas de producción. La afirmación 4 aborda una barrera potencial para la transformación en el arraigo cultural del consumo de alimentos de origen animal. Y las afirmaciones 5 a 8 capturan las «soluciones» predominantes que se presentan en los debates sobre la ganadería, la pesca, las «proteínas alternativas» y la sostenibilidad. En cada caso, se identifica quién realiza la reclamación, en qué términos y con qué fundamento. Luego se examinan y se cuestionan las afirmaciones en cuestión, preguntando: ¿En qué medida están respaldadas por la evidencia y en qué tipos de datos se basan? ¿Cómo están enmarcando el argumento? ¿A quién se dirigen estos reclamos? ¿Están oscureciendo otras formas de entender y abordar los desafíos que enfrentamos?

     

Enmarcar la discusión en torno a estas afirmaciones reduce la perspectiva de cinco puntos clave:

  1. Énfasis excesivo en la proteína. Los animales se reducen constantemente a carne, y la carne se reduce a proteínas. La carne, los productos lácteos, los huevos, el pescado y una variedad de productos sustitutivos se agrupan cada vez más bajo el título de «proteína», enmascarando las diferencias entre estos sectores. La actual “obsesión por las proteínas” está dando forma a la agenda política y estableciendo los parámetros para los estudios científicos, la cobertura de los medios y el debate público, con los sistemas agrícolas evaluados principalmente (o únicamente) en términos de producción de proteínas por unidad de emisiones de GEI.
  2. Reducir la sostenibilidad solo a gases de efecto invernadero (GEI). Reducir las emisiones de GEI del ganado es un desafío urgente. Sin embargo, la mitigación del cambio climático se separa regularmente de otros desafíos de sostenibilidad críticos e interconectados, incluida la pérdida de biodiversidad, la contaminación química, la degradación de la tierra, las tensiones en los medios de subsistencia, el hambre y las deficiencias de micronutrientes. En definitiva, en la búsqueda de soluciones, los problemas a resolver a menudo se colapsan en una sola dimensión: emisiones de GEI y, a veces, solo CO2 o metano. Es poco probable que las soluciones que se derivan de un enfoque limitado de GEI aborden realmente el cambio climático, y mucho menos los otros desafíos de sostenibilidad en los sistemas alimentarios.
  3. Escasa consideración en cómo se producen los alimentos. El énfasis excesivo en métricas como los GEI se ve agravado por una falta recurrente de dar cuenta de los diferentes tipos de sistemas de producción animal. También existen enormes diferencias entre los diferentes modelos de acuicultura y cómo interactúan con los ecosistemas y las comunidades, así como entre la acuicultura y los sistemas de pesca salvaje. Sin embargo, estos sistemas apenas comparables se fusionan regularmente, con muy poca discusión sobre los sistemas agro-silvo-pastoriles, la pesca artesanal y la riqueza de los sistemas integrados y, a menudo, a pequeña escala. que caen ampliamente bajo el título de ‘agroecología.
  4. Falta de diferenciación entre contenientes y regiones del mundo. Otro problema con las afirmaciones sobre el ganado, el pescado, las «proteínas alternativas» y la sostenibilidad es la falta recurrente de especificar dónde y para quién se aplican estas afirmaciones. Varias afirmaciones son problemáticas porque ignoran las realidades específicas del contexto territorial de cada país. .
  5. Falta de ver todo el sistema alimentario. Las últimas «soluciones tecnológicas» para la ganadería y la acuicultura (p. ej., nuevas técnicas de reproducción, vacunas, nuevas unidades de vivienda) generalmente están diseñadas para entornos industriales y se basan en aumentar aún más su intensidad, densidad y uniformidad del sistema alimentario.

Las preguntas sobre cómo y dónde se producen los alimentos se pierden en  torno a «soluciones tecnológicas» o mensajes fáciles que pueden acumular rápidamente millones de visitas. Una visión superficial liderada por la industria de la ganadería industrial también está ganando terreno e incluso algunos encargan a consultorías globales «alinear» sus sectores problemáticos con los ODS. Y cuando las soluciones simples mágicas no se pueden cuadrar con las complejidades de la producción de alimentos en tierra, la ampliación de la acuicultura se identifica como la forma de hacer más con menos.

En este entorno, las vías complejas de cambio sistémico luchan por ser escuchadas. En cambio, los actores vuelven a los marcos de sus problemas específicos y léxicos preferidos, y la discusión se reduce a carne versus dietas basadas en plantas, carne versus ‘proteínas alternativas’, ganadería industrial versus regenerativa, acuicultura versus pesquerías silvestres, en las que la proteína/CO2 es la métrica dominante.

Reformular y restablecer el debate sobre la ganadería, la pesca las «proteínas alternativas» y la sostenibilidad es esencial en este momento crítico para la reforma de los sistemas alimentarios y la acción climática. Los reclamos que se presentan en esta área ya están dando forma a las acciones de inversores, corporaciones, agricultores y consumidores. Aunque los marcos de políticas aún son incipientes, el cabildeo se está intensificando en torno a una gama de soluciones. Para ello, el informe ofrece una serie de recomendaciones cuyo objetivo es precisamente replantear el debate, dejar atrás la polarización y fijar el marco y las condiciones necesarias para poner en práctica vías de reforma de verdadero cambio:

Recomendación 1: Cambiar el enfoque y pasar de una «transición proteica» a una transición hacia un sistema alimentario sostenible regido por políticas alimentarias sostenibles. Las vías de reforma que sepan conciliar diferentes prioridades (reducción de las emisiones de GEI, cohesión territorial, defensa de las culturas alimentarias locales, seguridad alimentaria  nutricional, cadenas de suministro sólidas y justas, medios de vida sostenibles, etc.) tendrán más probabilidades de recibir la atención que merecen en el marco de una política alimentaria global, de manera que permita integrar las políticas sociales con las políticas de producción alimentaria y de cadena de suministro, garantizando que los grupos poblacionales de bajos ingresos sigan teniendo acceso a dietas nutritivas, con alimentos de origen animal, aunque varíen los incentivos o los precios de los alimentos.

Recomendación 2 : Priorizar las vías de reforma que cumplan con la sostenibilidad en todos sus aspectos (ambiental, social y económica), empezando por lo territorial («medir lo que importa, donde importa»). Para evaluar de manera exhaustiva la sostenibilidad de los sistemas ganaderos y pesqueros es necesario tomar en cuenta toda una serie de criterios sociales y medioambientales, más allá de las emisiones de GEI, entre ellos el impacto sobre la biodiversidad, la eficiencia de los recursos, la circularidad, la resiliencia, los medios de vida sostenibles, la disponibilidad local de nutrientes, la seguridad alimentaria, la cohesión territorial y las distintas culturas alimentarias. Además, es crucial hacer un análisis comparativo entre los sistemas de producción animal, por un lado, y, por otro, los usos alternativos de la tierra y las actividades económicas más habituales en cada caso, en un contexto en el que la población necesita acceder a alimentos nutritivos. La región y el territorio son, por tanto, espacios clave en que desarrollar las políticas y estrategias alimentarias globales descritas en la Recomendación 1, integrándolas potencialmente en las políticas alimentarias nacionales con un enfoque de gobernanza multinivel. Criterios como la circularidad y la eficiencia de los recursos cobran sentido en sus contextos locales, y tienen más probabilidades de ser priorizados en las estrategias alimentarias definidas a nivel regional.

Recomendación 3 : Recuperar los recursos públicos invertidos en el «sector de la proteína», realinear las vías de innovación con el bien común y replantear el debate. Los desequilibrios de poder fomentan un entorno en el que se multiplican las aseveraciones engañosas sobre la carne y las proteínas y unos cuantos actores marcan la agenda impulsando rentables soluciones milagrosas. A este respecto, son necesarios varios tipos de acciones para redistribuir el poder y restablecer el equilibrio. En primer lugar, se necesita un conjunto claro de parámetros para evaluar las tecnologías y alinear las vías de innovación con el bien común. En segundo lugar, es necesario tomar medidas para hacer frente a la concentración de poder en el sistema alimentario, dando un nuevo enfoque a la legislación antimonopolio y sobre competencia, entre otras iniciativas. Son necesarias más acciones para promover la diversidad de organizaciones y fortalecer infraestructuras alternativas en la cadena de suministros, con miras a reequilibrar las relaciones de poder y desplazar el debate más allá de la miope disyuntiva entre los productos cárnicos industriales y sus sustitutos.

Para concluir, los debates en torno a la carne y las proteínas deben replantearse a partir de las perspectivas de los diversos actores y el entendimiento entre ellos, incluidos los grupos cuya voz rara vez es escuchada (por ejemplo, los pastores, los pescadores artesanales o los grupos poblacionales que sufren inseguridad alimentaria). Esto significa reinvertir en procesos democráticos deliberativos y espacios consultivos de toma de decisiones, y obligar a resistir los intentos de acordar por la vía rápida soluciones solo en apariencia consensuadas. Asimismo, este reenfoque del debate implica entablar conversaciones sinceras en las que se exploren diferentes ideas, se confronten puntos de vista opuestos y se reconozcan tanto las incertidumbres existentes como los prejuicios normativos. Solo entablando un diálogo integrador y dejando atrás la polarización, se podrán desautorizar de una vez por todas las aseveraciones engañosas, las falsas soluciones y los intereses creados que sustentan unas y otras, para, a continuación, acometer cambios verdaderamente transformadores.

Suscríbase a nuestros Boletines de noticias. Lea nuestra Política de privacidad.

Suscribirse